Una gran razón para comprar Moderna más allá del COVID-19

Moderna fue la primera compañía en lanzar un ensayo clínico para la vacuna contra el COVID-19 el año pasado y fue una de las primeras en sellar la comercialización de la misma a finales de 2020. La vacuna está generando millones de dólares pero esa no es la única excusa para pensar en invertir en la firma, según Adria Cimino en The Motley Fool.

Nueva vacuna en desarrollo

Moderna está trabajando en una vacuna candidata para el citomegalovirus. El CMV es un virus común, tan común que casi 1 de cada 3 niños lo contrae a los cinco años, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Y más de la mitad de los adultos la han tenido a los 40 años.

En personas sanas, el CMV no suele ser un problema; algunas personas ni siquiera se dan cuenta de que lo tienen. Entonces, ¿por qué una vacuna? El mismo puede ser particularmente dañino para un feto en desarrollo: el virus puede provocar devastadores defectos de nacimiento, discapacidades del desarrollo e incluso la muerte. También puede causar estragos en personas con sistemas inmunitarios debilitados. Actualmente no existe ninguna vacuna que pueda proteger a los fetos ni a los inmunodeprimidos del CMV, por lo que la comercialización de un producto de este tipo claramente sería revolucionaria y salvaría vidas.

La compañía se está preparando para lanzar un ensayo fundamental de fase 3 este año de su candidata a vacuna contra el CMV. Estudios clínicos anteriores mostraron fuertes niveles de anticuerpos neutralizantes. En los participantes que dieron negativo para una infección previa, la vacuna en investigación produjo respuestas de anticuerpos por encima del nivel de las personas que ya habían sido infectadas; en algunos casos, los niveles fueron más de 20 veces más altos. En las personas que habían tenido, los niveles de anticuerpos aumentaron en el rango de dos a más de "6,8 veces por encima del valor inicial". Y los estudios sugieren que la inmunidad después de una tercera dosis de vacuna dura al menos 12 meses.

El estudio de fase 3 incluirá a 8.000 voluntarios en los EE. UU., Europa y Asia. Moderna tiene como objetivo demostrar que la vacuna puede proteger a las mujeres de 16 a 40 años que no son positivas para CMV. La compañía espera que si la vacuna protege a las mujeres embarazadas de la infección, evitará infecciones en sus bebés.

“El éxito en CMV podría ser importante para Moderna. Representaría una segunda victoria para su tecnología de vacuna de ARNm. Sería el segundo producto de Moderna para satisfacer una necesidad insatisfecha. Y sería un segundo producto con un potencial de ventas de gran éxito”, comenta Cimino.

El director ejecutivo, Stephane Bancel, dijo durante una presentación el año pasado que las ventas anuales máximas de la vacuna contra el CMV estarían en el rango de 2 mil millones a 5 mil millones de dólares. Bancel espera que los márgenes brutos de Moderna en el mercado estadounidense sean superiores al 90%. Y eso debería resultar en márgenes de EBIT (ganancias antes de intereses e impuestos) de alrededor del 50%, dijo. Bancel lo basa en un precio de vacunas similar al de Gardasil, la vacuna de Merck para el virus del papiloma humano (VPH), responsable de varios cánceres como el de cuello uterino; Gardasil tiene un precio de 238,50 dólares por dosis.

“Moderna posee los derechos comerciales globales de la vacuna candidata contra el CMV. Eso significa que la empresa de biotecnología no tendrá que compartir los ingresos de un producto eventualmente comercializado”, señala Cimino.

Beneficios en el largo plazo, no es una pandemia

El candidato a CMV no llegará a la comercialización tan rápido como la vacuna contra el coronavirus de Moderna. La pandemia de COVID-19 significó que las agencias reguladoras estaban dispuestas a analizar los primeros datos clínicos y ofrecer una autorización de emergencia para las vacunas. También significó que las personas se ofrecieran como voluntarias para los ensayos clínicos de las empresas. En la presentación del año pasado, Moderna dijo que generalmente se necesitan 18 meses para inscribir a los participantes en una prueba de fase 3 a gran escala. Por lo tanto, incluso si todo va bien, es probable que la comercialización potencial del candidato CMV ocurra dentro de unos años.

Estrategias de Inversión

¿Qué significa esto para los inversores de hoy? Las acciones de Moderna pueden beneficiarse de los ingresos y ganancias de la vacuna contra el coronavirus en este momento. Eso es lo que ha estado sucediendo: subieron un 125% en la primera mitad del año.

Pero el rendimiento de las acciones de Moderna no se limita a ese único producto. Los datos positivos de la prueba de CMV, una posible aprobación y el potencial de ventas de gran éxito podrían impulsar ganancias de participación en el futuro.

“Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que un candidato falle durante los ensayos clínicos; los inversores deben aceptar esa idea antes de lanzarse a las acciones de las empresas de biotecnología. Pero los datos hasta ahora nos dan motivos para ser optimistas sobre el programa CMV de Moderna. Para los inversores, todo esto significa que la compra de acciones hoy podría dar sus frutos de inmediato y a largo plazo”, finaliza Cimino.