Tesla ha perdido el apoyo de la Unión Europea ante los retrasos en la fábrica de baterías que la firma tiene en Berlín. Por ello no pudo cumplir con las condiciones impuestas por la comunidad, perdiendo una cifra que ascendía a los 1.100 millones de euros según Peter Campbell,  Joe Miller y Edward White en Financial Times.

El fabricante de automóviles eléctricos había solicitado el dinero a través de un programa de la UE establecido para desarrollar la industria de las baterías en el continente.

La UE requiere que cualquier sitio que reciba los fondos sea el "primer despliegue industrial" de la tecnología, según documentos oficiales, lo que significa que las baterías no se pueden fabricar ya en otra planta de Tesla.

Pero los desafíos legales a la construcción de la planta, que producirá automóviles primero antes de fabricar baterías, han retrasado su apertura varios meses. Eso significa que es probable que la compañía comience a producir las mismas baterías en otros lugares antes.

El gobierno alemán confirmó el viernes que Tesla ya no buscaba los subsidios, pero se negó a comentar más.

"Tesla todavía se apega a sus planes para la fábrica de baterías de Brandeburgo", dijo el Ministerio de Economía alemán, y agregó que "los subsidios estatales que Tesla no utiliza ahora están disponibles para otros proyectos".

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, ya ha expresado su frustración por el lento progreso de la planta y ha pedido que se racionalice la burocracia alemana. Los empleados de la planta también deben elegir un comité de empresa dentro de unos días, lo que potencialmente les da poder para retrasar o rechazar las decisiones de gestión.

En respuesta a preguntas en Twitter, Musk respondió el viernes: "Siempre ha sido la opinión de Tesla que se deben eliminar todos los subsidios, pero eso debe incluir los subsidios masivos para el petróleo y el gas".

Avances en China

Estrategias de Inversión

Una presentación de la empresa en China reveló que planea expandir la capacidad en su planta de automóviles de Shanghai, lo que le permite aumentar la cantidad de personal en el sitio en aproximadamente un tercio e impulsar la producción en el mercado de automóviles eléctricos más grande del mundo.

El fabricante gastará aproximadamente 188 millones de dólares para aumentar la capacidad en la instalación, lo que elevará el número máximo de trabajadores en la planta de 15.000 a 19.000.

La presentación en China no indicó cuántos vehículos más podría producir la planta.

La fábrica en Shanghai actualmente puede fabricar alrededor de 450,000 autos al año, apenas por debajo de la cantidad de autos que Tesla vendió a nivel mundial el año pasado.

La expansión se produce después de que Tesla se viera obligada a disculparse con los consumidores en China a principios de este año después de que su respuesta a las quejas provocó protestas contra la empresa y provocó la ira de los medios estatales.

Los objetivos de Musk

Musk se ha fijado un objetivo habitualmente ambicioso de producir 20 millones de vehículos al año para finales de la década, un logro que, si tiene éxito, haría que Tesla sea dos veces más grande que Volkswagen o Toyota, los dos mayores productores de la industria en la actualidad.

Tesla está en camino de fabricar cerca de 1 millón de vehículos este año, a pesar de que la mayoría de sus rivales redujeron la producción debido a la escasez mundial de chips.

En sus resultados del tercer trimestre del mes pasado dijo que los ingresos aumentaron un 57% a 13.800 millones de dólares en comparación con el mismo período del año anterior, mientras que registró una ganancia trimestral récord de 1.600 millones de dólares.

Musk les dijo a los inversionistas de Tesla que el sitio de Shanghai ya producía más vehículos que su instalación insignia en Fremont, California.

El sitio de China fabrica el Model 3, que vende localmente y exporta a Europa, y el Model Y.