La investigación de Morningstar utilizó datos de Sustainalytics que califica la sostenibilidad de las empresas en bolsas ha llegado a la conclusión de que podrían incurrir en una alta huella de carbono, según Evie Liu en MarketWatch.

La investigación se realizó utilizando datos de Sustainalytics, una empresa de Morningstar que califica la sostenibilidad de las empresas que cotizan en bolsa. El estratega de Morningstar, Dan Lefkovitz, analizó los riesgos ESG —ambientales, sociales y de gobierno corporativo— de 10 índices bursátiles ampliamente diversificados que abarcan varios límites de mercado y estilos de inversión.

Sorprendentemente, Morningstar Global Markets Renewable Energy Index, que se dirige a empresas involucradas en la energía solar, eólica y otras fuentes claras de energía, conlleva riesgos generales de ESG más altos que el mercado de valores en general. Además, el índice de energía limpia es en realidad 10 veces más intensivo en carbono que el mercado en general, según la investigación de Morningstar.

“La inversión en energía renovable no siempre significa bajo riesgo de emisiones de carbono o ESG”, dice Lefkovitz. Señala algunas razones para ello.

Primero, algunas empresas de servicios públicos están generando energía utilizando tanto combustibles fósiles como energías renovables. Es posible que se incluyan en una cartera de energía limpia para este último esfuerzo, pero aún tienen una alta huella de carbono a partir de ahora.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En segundo lugar, algunas empresas industriales en carteras de energía renovable podrían incluirse como fabricantes de productos de energía limpia, como turbinas eólicas y paneles solares, pero su proceso de fabricación en sí mismo aún podría generar muchas emisiones de carbono.

En tercer lugar, si bien una empresa puede estar involucrada en energías renovables y obtener una puntuación alta en asuntos ambientales, aún podría tener un gobierno corporativo deficiente o prácticas de diversidad, lo que aumentará sus riesgos generales de ESG. El resultado final: "ESG es una tienda amplia, hay muchos factores diferentes que deben considerarse", dice Lefkovitz.

Para medir la intensidad del carbono, Sustainalytics utilizó datos de emisiones de carbono auto-divulgados de alrededor de 3.000 empresas globales para estimar el nivel de emisiones de sus pares en la misma industria, teniendo en cuenta sus ingresos, el número de empleados y el tamaño de la planta y el equipo.

La investigación también señaló los diferentes niveles de riesgos ESG en las carteras que persiguen diversas características de las acciones, o los denominados "factores", que tienden a ofrecer un rendimiento superior a largo plazo.

Las acciones con valoraciones más bajas o límites de mercado más pequeños, por ejemplo, pueden ser fuertes impulsores de la rentabilidad, pero tienden a conllevar riesgos ESG más altos que el mercado en general. Esto se debe en gran parte al mayor peso de estas estrategias en los sectores de energía, servicios públicos, materiales e industrial. Las estrategias de crecimiento y de gran capitalización, por otro lado, a menudo tienen mayores participaciones en acciones de tecnología, que tienden a tener menos riesgos ESG.

Por la misma razón, las carteras con altos rendimientos de dividendos, otra cualidad buscada en las acciones, también tienden a tener una gran exposición en sectores con mayores riesgos ESG. Para los amantes de los dividendos, Lefkovitz destaca una mejor opción: las estrategias de crecimiento de dividendos, que se dirigen a empresas que podrían ser futuras líderes en dividendos, obtuvieron mejores resultados. Por otro lado, las empresas que tienen distintas ventajas competitivas y una rentabilidad duradera, o los llamados "fosos", tienden a conllevar riesgos ESG más bajos.