Intesa Sanpaolo, el mayor banco minorista de Italia, ha registrado unas pérdidas netas de 5.190 millones de euros en el cuarto trimestre, frente a los -83 millones del mismo periodo de 2012. Estos “números rojos” se han debido a las amortizaciones de préstamos dudosos ​​y al deterioro de algunas de sus unidades. No obstante, la entidad transalpina ha señalado que la generación de beneficios está en curso.

Las pérdidas habrían sido aún mayores si el banco no hubiera reservado una plusvalía antes de impuestos de 2,56 millones de euros por la revalorización de su participación en el Banco de Italia.

Por otro lado, Intesa Sanpaolo ha dado a conocer un nuevo plan de negocios en el que espera un fuerte crecimiento de los beneficios en los próximos cuatro años gracias a un recorte de costes, un mayor enfoque en sus actividades bancarias y una gestión de activos unidades privadas, así como la venta de activos no estratégicos.

A las 9:37 horas, Intesa cae un 0,25%, hasta los 1,990 euros.

M.D.