Bastante poco movimiento en las bolsas europeas a estas horas, con los operadores cautos a la espera de la gran cita de la semana con la FED.
 
El sectorial de materiales con una fuerte subida de más del 2% impide mayores correcciones. Entre los peores sectores del stoxx 600 volvemos a tener a las utilities, que llevan mal todas estas tensiones de tipos renovadas y también a las telecos.
 
El euro se ha dado la vuelta, y ahora está a la baja, tras iniciar la sesión tan fuerte como cerró el viernes.
 
Interesante esta posible pauta en la que entra el S&P 500 con más mínimos que máximos a pesar de su cercanía a los máximos de 52 semanas:
 
s1

 
Y esta es la tabla de cómo se comporta el Mercado tras esta pauta:
 
s2

 
No siempre significa problemas, pero es una pauta que tiende a debilidad hasta 2 meses después como podemos comprobar.
 
Fuente de los gráficos y más información en este enlace: https://lyonssharepro.com/2017/03/a-high-ly-troubling-breadth-development/
 
En fin, hay quien cree que es imposible que con Trump se baje, pero esto no es así. Como comenté en el vídeo con las 4 claves de la semana del sábado pasado, tenemos un precedente histórico claro, con un presidente con afinidad a Trump, Ronald Reagan, también del partido republicano, llegó a la presidencia prometiendo claras bajadas de impuestos y un mayor gasto público especialmente en defensa. Y lo cumplió. Y pasó lo que siempre pasa con estos casos, y que le pasará sin duda a Trump si cumple con su programa.
 
Todos dicen que con una bajada fuerte de impuestos, más gasto público a mansalva, el crecimiento que genera impide que crezcan las deudas. De hecho multitud de partidos europeos populistas de extrema izquierda, y muchos de extrema derecha, repiten esto sin cesar en Europa, pero peor aún, porque dicen que encima quieren subir los impuestos mucho más aún, con lo cual se supone que solo con el gasto público bastaría, lo cual es altamente improbable.
 
Precisamente, este fin de semana algunos periódicos nacionales hablaban de la curva de Laffer
 
s3

 
Los impuestos tienen un punto óptimo según esta teoría, si se bajan demasiado decrece la recaudación, y ojo, si se suben, como hacemos aquí en España hasta convertirnos en un infierno fiscal, también decrece la recaudación. No es tan fácil como subir los impuestos y ala, a recaudar más, no es tan fácil. Ni tanto ni tan calvo, las cosas tiene su punto medio.
 
Pero sigamos, pues como decía, Reagan cumplió el programa, y la economía creció, pero el déficit también, de hecho no paró de crecer en ningún momento. Reagan tomó posesión el 16 de enero de 1981. Prometió que en 1986 el déficit fiscal sería cero. No sólo no pasó eso, sino que en esa fecha el déficit fiscal alcanzó el mayor nivel desde la II Guerra Mundial. Otra de las cosas que prometió y cumplió, fue la desregularización financiera, igual que Trump. Consecuencia, vean esta cita de la Wikipedia:
 
Durante la presidencia de Ronald Reagan también se produjo la crisis de Crisis de ahorros y préstamos (asociaciones de ahorro y préstamo, un tipo especial de instituciones financieras). El coste final de la crisis se estima que ha supuesto en torno al 160,1 mil millones de dólares, alrededor de 124 600 millones de dólares de los cuales fue entregada directamente por el gobierno de los Estados Unidos a través de un rescate financiero, a partir de 1986. En 1987 se produjo el lunes negro, el mayor derrumbe porcentual sucedido en un mismo día en la historia de los mercados de valores. Lo que llevó a un pánico financiero que desato una corrida bancaria a nivel internacional y llevó al quiebre de decenas de firmas inversoras estadounidenses.
 
En suma, que las recetas que ahora propone Trump, parecidas aunque no iguales a las de Reagan, tienen sus efectos secundarios.
 
¿Y en la bolsa? Pues los primeros días de enero de 1981 el Dow Jones bajaba, pero no duró mucho, y rápidamente se empezó a remontar como pasó con Trump, dos meses después de la toma de posesión se subía el 3%, pero a partir de ahí, y a pesar de ser un presidente totalmente favorable para los mercados, como es el caso actual, empezaron a caer, y se llegó a perder desde el inicio de mandato el 21% a la altura de agosto de 1982, ya desde ahí empezó una remontada y antes del crash de 1987 se llegó a subir casi el 160% desde el inicio de mandato siempre como referencia.
 
Son situaciones históricas diferentes, pero sólo quería sacar la idea de que por muy favorable que sea un presidente al mercado, no garantiza estar exento de sustos.
 
Al final, según datos de Reuters, Trump lleva 50 días de mandado, y el S&P 500 ha subido el 4,8% y ha tenido el 59,4% de los días en positivo. En el inicio de Obama, a los 50 días, se bajaba el 15,4% nada menos, aunque al final de su mandato de 8 años se ganaba 166 %.
 
El viernes se publicaron posiciones de los grandes especuladores en los mercados de futuros americanos, vamos con los más destacados.
 
En los bonos a 30 años los cortos siguen siendo muy importantes:
 
s4

 
En los bonos a 10 años la situación es similar.
 
En el petróleo la reciente caída ha pillado a contrapié a mucha gente, como puede verse en este gráfico:
 
s5

 
Atención al Russell de pequeñas compañías, que se benefició mucho tras la victoria de Trump:
 
s6

 
Primera semana con mayoría de cortos, desde hace 17 semanas. A tomar muy buena nota porque insisto, que si alguien se benefició y mucho en los primeros días, este fue el Russell, formado por pequeñas compañías. Y es que los operadores comentaban que una rebaja fiscal de 20 puntos en el impuesto de sociedades, como ha prometido Trump, beneficia mucho más a los pequeños que a los grandes, que ya pagan mucho menos. Parece que la magia con Trump en estas pequeñas compañías se ha perdido.
 
Fuente de los gráficos: hedgopia.com