En muchísimas ocasiones me han preguntado qué es lo que me hizo aproximarme al mundo de las opciones y convertirme en trader profesional de éstas. Sinceramente, en la medida que me aproximaba al estudio de cada estrategia me daba cuenta de manera progresiva de todas las formas en que podía enfrentarme al mercado desde distintos enfoques y perspectivas.
 
Una de ellas es utilizar las fluctuaciones de la Volatilidad Implícita como forma de mejorar el potencial y evolución de mis estrategias.  En mi experiencia como  formador de traders con opciones en http://optionelements.es/,  este aspecto de los mercados relacionado con su rango y velocidad de movimiento es uno de los que más atención demanda por parte de las personas que se inician en este tipo  de trading con derivados. El motivo de ello lo veremos a lo largo de este artículo. Su mala o inadecuada gestión puede convertir una tranquila posición en un mal trade… Y todo lo contrario en caso de gestionarla correcta y acertadamente.
Lo primero que vamos a ver es el concepto de volatilidad implícita en acción, es decir, de forma graficada:

o1

 
Observamos en el gráfico cómo la Volatilidad Implícita del Índice Russell 2000, fluctúa el 95% del tiempo de forma canalizada dentro de un rango lateral bastante bien definido.  Es decir, partiendo del punto medio de dicho canal sus magnitudes se mueven hacia arriba y debajo equidistantemente. Esto es porque la volatilidad siempre vuelve a la media. Puede subir o bajar mucho, y por periodos de tiempo largos en duración también, pero al final vuelve a la media siempre. Por supuesto puede darse una situación de mercado en la que la volatilidad implícita vaya mucho más arriba de su resistencia superior – lo cual suele ocurrir ante mercados rotundamente bajistas en activos de renta variable-. Pero con el tiempo bajará. No obstante, este comportamiento oscilante nos facilita muchísimo nuestras estrategias pues es perfectamente posible vender volatilidad en la zona alta del canal y comprarla en la zona baja del mismo. Aprovechar  esta valiosa circunstancia inherente al mercado puede proporcionarnos por si misma buenos beneficios sobre nuestras posiciones en opciones.
 
En este punto es importante señalar de qué forma podemos medir como se comportará nuestra estrategia con opciones con respecto a la Volatilidad Implícita: La griega Vega. Esta no es más que el parámetro que transformará los cambios en volatilidad (la cual se mide en %) en beneficios o pérdidas para con nuestras posiciones. Si, por ejemplo, Vega tiene un valor de +100  y la volatilidad implícita sube un 2%, p.e. de 12% a 14%, nuestra posición obtendría unos beneficios latentes de +200$ derivado de esta griega en concreto.
 
Pues bien, vamos a ver a continuación las dos estrategias más utilizadas en income trading tanto para aprovechar subidas como bajadas de volatilidad.
 
IRON CONDOR: Estrategia  de Vega Negativa en la que ganamos dinero si Vega disminuye, es decir, generalmente en entornos laterales o alcistas en renta variable.

o2

 
Este tipo de estrategia la realizamos mucho en http://optionelements.es/.  En los dos siguientes gráficos observamos como una bajada de la volatilidad del 3% incrementa tremendamente el potencial de beneficios de esta estrategia para un mismo precio del subyacente y a un mismo plazo de tiempo, 18 días desde el día de hoy. Igualmente también apreciamos el aumento del rango de mercado en el cual obtendríamos beneficios.
 
o3
 
CALENDAR SPREAD: Estrategia de Vega Positiva donde aumentos de la Volatilidad Implícita – mercados bajistas en renta variable- nos llevarían a aumentar tanto nuestro rango de beneficios como el importe de éstos.  Lo podemos ver en los siguientes gráficos en los cuales apreciamos cómo reaccionaría esta estrategia ante un eventual aumento de la volatilidad. Si nos fijamos reacciona ante la Volatilidad Implícita de forma totalmente contraria a como lo hace el Iron Condor.
 
o4

 
o5


Pues bien, hasta aquí hemos esbozado grosso modo dos formas muy básicas pero efectivas de aprovechar en nuestro trading con opciones tanto subidas como bajadas de volatilidad en base a su estudio y observación, la cual hemos mostrado suele desarrollarse en base a oscilaciones sobre canales muy definidos y claros. No obstante, todo esto es sólo la punta del iceberg de la cantidad de posibilidades que su gestión. Veremos más ejemplos en próximos artículos….

Ricardo Sáenz de Heredia.