Fondos especializados
en la categoría de Fondos
Desde su inicio en 1823 los fondos se han convertido en una potente herramienta de inversión, sobre todo a partir de 1980. Hoy existen multitud de clases que satisfacen cualquier necesidad de inversión, desde grandes capitales institucionales a pequeños ahorradores ocasionales.
No obstante, no todos los fondos sirven para todo el mundo. Hay que saber seleccionarlos. Veamos algunos ejemplos de forma resumida:


Fondos generalistas: bolsa global (dentro y fuera de España), bonos globales, mixtos fijos o mixtos variables globales. Son los más adecuados para el inversor particular medio.

Fondos especialistas, también llamados sectoriales o temáticos: Desde salud o telecomunicaciones, pasando por fondos de países como Perú, Suiza, o Tailandia, hasta bonos de alto rendimiento, por poner unos ejemplos. Estos fondos se concentran en un único tema y cuentan con especialistas del ramo entre sus gestores. Son fondos con un porcentaje alto o medio de especulación, recomendados para inversores con experiencia, que saben en qué proporción merecen ser encajados dentro de su plan.

Fondos de empresas no cotizadas: de características parecidas a los anteriores, se utilizan en cierta proporción en las grandes carteras para equilibrar los momentos negativos de las bolsas.
Fondos alternativos: aquí destacan los famosos Hedge del Sr. Soros, los de opciones y futuros, y los de arbitraje (que pretenden ganar dinero tanto si los mercados de bonos y acciones suben como si bajan).Reservados para profesionales y grandes carteras institucionales.
Investment Trusts: ingleses y americanos, equivalentes a nuestras SIMs (fondos de capital cerrado que se compran y venden libremente en bolsa) con la particularidad de que el valor liquidativo diario de su cartera está afectado por una prima o un descuento según haya más compradores que vendedores o viceversa. Los hay desde absolutamente conservadores, como los cero dividendo, hasta los salvajemente agresivos, como los warrants. Sólo para inversores con notable experiencia, ya que cuando se utilizan correctamente mejoran el rendimiento a la vez que disminuyen la volatilidad, pero utilizados visceralmente pueden ser letales para su salud financiera.

El universo de posibilidades es inmenso.
Nosotros le recomendamos la sencillez; no siempre las carteras complejas a base de fondos especializados dan mejores resultados que las carteras simples con fondos generalistas. Sólo deben optar por fondos especializados los inversores experimentados que desean invertir agresivamente una parte de su cartera.

Palabras relacionadas: Productos en Bolsa, FIM