Gowex es, junto a Carbures, uno de los valores de moda entre los pequeños inversores españoles. Responde al desarrollo de una nueva tecnología. Siempre es un orgullo que en una economía como la nuestra haya emprendedores con la capacidad de tener una visión empresarial que pueda innovar y ofrecer un producto diferente. Las perspectivas de crecimiento del Gowex son muy interesantes.

Si observamos su gráfico, podemos comprobar que cuenta con gran aceptación por parte del público general. Si observamos un gráfico anual, podemos ver que desde su salida a bolsa en 2010 en los 0,80 euros por acción, ha tenido un espectacular desarrollo que lo ha llevado hasta los 18 euros.


Cabría la posibilidad de que se tratase de una nueva burbuja. Haciendo uso de los criterios de Minsky, una burbuja se desarrolla en siete etapas. La primera fase es el planteamiento, que viene dado por la innovación aportada por Gowex. La segunda es la subida de los precios. La tercera fase de una burbuja es el crédito barato, que este caso concreto podríamos saltar por tratarse de una empresa privada. Lo siguiente sería un sobrecalentamiento del mercado. La siguiente fase es la de euforia, que podemos ver en el gráfico cómo se ha ido desarrollando.

Ante esta situación, debemos comprobar si el mercado se ajusta a la realidad de esta empresa, lo cual podría llevar pronunciadas caídas.