Psicotrading. ¿Por qué no aprovechamos las oportunidades en bolsa y nos aferramos a las perdidas?

¿Es posible, o incluso es correcto, eliminar la psicología de las inversiones? ¿Influye la cantidad de dinero que invierto? ¿He diversificado correctamente mi cartera a corto, medio y largo plazo? Todas estas preguntas deberían ser parte del día a día de los inversores para poder ganar en los mercados financieros.

Además no es lo mismo invertir a corto plazo que hacerlo en el largo plazo, puesto que ni los conocimientos, la gestión monetaria ni la toma de decisiones son iguales. Vamos a ver las diferencias.

Psicología de las inversiones en el largo plazo.

Debemos adaptar nuestra estrategia de inversión al momento de mercado, y eso desde un punto de vista psicológico es difícil, porque cuando estamos convencidos que un valor o un sector se encuentra en tendencia alcista (incluso puede que llevemos tiempo viendo y viviendo de la tendencia alcista) y de repente esa tendencia cambia, al inversor le cuesta creerse ese cambio de escenario. Lo puede ver claramente por fundamentales, por datos macroeconómicos o por análisis técnico, pero le cuesta tomar la decisión de colocarse al lado correcto del mercado.

Por esto mismo muchos inversores sufrieron perdidas tan terribles en valores como recientemente el Banco Popular, el valor estaba mal 7 años antes de quebrar…¿Por qué seguían los inversores en la acción y no buscaron una mejor alternativa? Porque cuesta pensar que hay que bajarse de esta inversión y subirse a otra.

En el gráfico podemos ver el histórico de Banco Popular, muchos inversores se vieron “pillados”  en las caídas y no salieron, pero debían de haberlo hecho desde el 2008… Incluso los traders que operaran a corto plazo o estaban cortos o perdieron todo su dinero por los fuertes movimientos en contra.

Hay valores en los que es mejor no estar y Banco Popular es un claro ejemplo donde la psicología de los inversores les hizo una jugada fatal.

 

 

 

En el momento en el que arriesgamos nuestro propio capital, nuestras sensaciones se disparan. Sentimos miedo, ansiedad y pá­nico. Comenzamos con promediar con las caídas comprando más barato para obtener un mejor precio medio y así obtener más rentabilidad porque somos ambiciosos y nos cuesta reconocer los errores. Nuestra mente recibe las sensaciones de lo que nosotros queremos que ocurra, manteniendo la esperanza de que el momento va a cambiar “seguro” hasta que ya no hay remedio.

La importancia de la psicología se hace patente desde el momento en el que se comienza a invertir y el resul­tado de esas primeras operaciones, y las consiguientes emociones que generan, pueden marcar el devenir de los resultados futuros. La propia naturaleza del ser humano parece no estar preparada para las pérdidas y nos aferramos a nuestras ideas arriesgando muchas veces más de la inversión que tenemos.

¿No le pasa que cuando mira sus posiciones están la gran mayoría en rojo? ¿Siempre es mala suerte? Generalmente los inversores tienden a cerrar pronto las posiciones con ganancias por miedo a perder los beneficios, y sin embargo mantienen las posiciones con pérdidas esperando a que recuperen y ese el motivo por el que nuestro panel suele estar teñido de rojo. ¿Pero esto es todo lo contrario de lo que siempre se dice verdad? Sí, todos sabemos que debemos cortar rápidamente las pérdidas y dejar correr los beneficios, pero la mente humana no está preparada para ello y no es tarea sencilla llevarlo a cabo.

La psicología en la inversión y trading debe utilizarse para ser inversores disciplinados, operando solo con una parte de la cartera en un mismo activo a corto plazo, y siempre con stop loss y evitando que las emociones influyan negativamente a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, no en todos los casos, la psicología humana afecta de la misma forma.

La diferencia está en los plazos, ya que a medida que el plazo se va reduciendo mayor influencia ejercen las emociones, por lo tanto, el trader de corto plazo se verá más influenciado por las emociones y tiene mucho menos tiempo para reaccionar, mientras que el inversor a medio y largo plazo puede aguantar mejor las posiciones y tiene más tiempo para reaccionar.

Una de las claves en el análisis de gráficos a largo plazo es darse cuenta de que los mercados se comportan de manera diferente en los diferentes ciclos económicos. Muchas personas increíblemente inteligentes son inversores horribles. La inteligencia media basta. Más allá de eso, la composición emocional es más importante.  

Dominar nuestras emociones quizás sea la parte más difícil a la hora de invertir, ya que con frecuencia nos lleva a tomar decisiones precipitadas. La psicología de Trading no pretende que el inversor elimine sus emociones sino que aprenda de ellas. Una vez que usted conozca sus propios patrones emocionales podrá interpretar con mayor claridad los patrones que detecte en el gráfico de precios.

PsicoTrading en inversores a corto plazo.

Los inversores que hacen Trading en el corto plazo, además de tener unos conocimientos diferentes sobre la operativa en el corto plazo deben tener claro una cosa fundamental, hacer Trading significa perder poco cuando se pierde y dejar correr las ganancias. Y para ello solo necesitamos conocimientos específicos para la operativa con gráficos (Elliot, Ichimoku, Velas Japonesas…), paciencia, disciplina y una correcta gestión monetaria.

Las pérdidas nos generan miedo y la ga­nancia nos genera avaricia, y estos  sentimientos son los que mueven el mercado a corto plazo, porque al realizar operaciones muy frecuentemente , este tipo de sentimientos son constantes. Por ejemplo, un trader que acaba de comenzar y lleva cuatro operaciones seguidas ga­nando, puede que decida aumentar su apalancamiento o modificar su stop loss debido a un sentimiento de falsa seguridad”. Y todo en muy poco tiempo de aprendizaje.

La Gestión Monetaria y el PsicoTrading van juntas en el corto plazo,  es sin duda otro de los pilares fundamentales en el proceso de invertir y nos indicará qué porcentaje del capital se debe invertir en la siguiente operación. Una correcta gestión monetaria hará crecer sus beneficios exponencialmente en los buenos momentos y reducir las pérdidas cuando entre en una mala racha.

Constancia y disciplina son dos cualidades que todo buen inversor debe tener y éstas solo se consiguen si usted opera de forma metódica. Para conseguirlo es necesario tener  un Plan de Trading y un Diario de Operaciones que deberá rellenar con sus operaciones. De esta forma usted podrá estudiarlas, y aprender de sus errores le resultará muy sencillo. La única forma de evitar nuestros errores es sabiendo lo que no tenemos que hacer.

Una vez se aprenda cómo dominar las emociones y  las diferentes técnicas de Money Management o Gestión Monetaria, la disciplina que se encarga de decidir cuántas acciones o contratos tendremos que comprar o vender en la siguiente operación, en función de nuestra curva de resultados y nuestros estadísticos como inversor (Fiabilidad, Ratio WinLoss…).

Una vez que usted determine que técnica se adapta mejor a su forma de invertir deberá añadirla a su diario de Trading para comenzar a maximizar su rentabilidad.

En el Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading para el inversor particular, Los profesores de PsicoTrading y Gestión Monetaria enseñan a gestionar sus posiciones sea a corto, medio o largo plazo , le enseñarán los conocimientos que debe tener para operar en estos espacios temporales y sobre todo le enseñarán a controlar sus emociones.

El curso incluye varias plantillas, una preparada para gestionar inversiones a medio plazo en acciones, otra adaptada para operativas intradía, un “Analizador de Riesgo” para que evalúe los ratios de su operativa y un “Gestor Monetario” donde podrá ver analizadas todas las estrategias de Money Management estudiadas y que le resulte más fácil elegir la que mejor se adapte a su metodología de inversión.

Solicite información sobre el Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading .Vera la diferencia a la hora de invertir.