Casi todos los trader que comienzan, tienen mentalidad de jornaleros, piensan que tiempo es igual a dinero y en consecuencia pasan demasiado tiempo frente a los gráficos. Los trader experimentados saben perfectamente que no es un trabajo que valore las horas que pierdes frente al ordenador, sino que valora las buenas ideas aunque estas supongan cinco minutos cada día.

Entonces, ¿qué hacemos con el tiempo que nos sobra?
Pues cada uno decidirá sus prioridades, pero nuestra recomendación es potenciar habilidades, corregir errores, y sobre todo formación, muchísima formación.

A continuación algunas ideas para llevar un trading duradero, beneficioso y saludable.


Hacer ejercicio
El trabajo de un trader puede ser de los más duros psicológicamente que existen, es necesario un entrenamiento diario y aun así nunca controlara todas las variables que se le presentaran como alternativas. Por tanto, ejercicio físico que deje nuestra mente más descansada y clara. Esto también nos ayudara a soltar la adrenalina que a veces necesitamos y buscamos en ciertas operaciones que no debemos haber realizado.

Un buen habito seria introducir 30 minutos de ejercicio antes o después de cada sesión de negociación. Así nos ayudara a desconectar del mercado no intentar recuperar perdidas anteriores o no intentar duplicar o triplicar lotes porque llevemos varias operaciones ganadoras.

Se sabe que el ejercicio físico interrumpe los patrones negativos y/o recurrentes del pensamiento. Dado que muchos patrones de comportamiento negativos son desencadenados por estados de frustración, abandonar estos estados de manera activa en el ejercicio es especialmente efectivo.


Backtesting
Cada vez que le muestren un nuevo método o le surja una nueva idea, tendrá que comprobarlo. Hoy en día tenemos plataformas muy fáciles de programar que nos ayudan a detectar resultados que nuestra mente no puede detectar por sí sola. Podrás cambiar los escenarios, introducir distintas variables y observar cómo influyen en los resultados. Con esta rutina identificaras variables que sumen en tu operativa diaria, otras que resten o incluso sean insignificantes. Te sorprenderán como los resultados van cambiando tu visión, a menudo caemos en trampas matemáticas e ilusiones financieras que no son tan lógicas como a priori parecen. Perder diariamente un rato de tu tiempo a trabajar y estudiar con estas herramientas es fundamental para potenciar tu método y maximizar tus resultados.


Realizar un plan de trading

Todos los trader que son consistentemente rentables tienen un plan. El propósito de un plan de trading no es otro que mantenerle dentro del juego el tiempo necesario como para llegar a conseguir su objetivo propuesto año tras año.
Un buen plan debe ser propio, puesto que ninguna persona es igual a otra. Una persona con aversión al riesgo, no seguirá́ un sistema agresivo de piramidación de posiciones. Debe tenerlo por escrito, sino es demasiado fácil no cumplirlo, así le ayudara a desarrollar el siguiente punto: trabajar en eliminar malos hábitos. En primer lugar los malos hábitos han de ser reconocidos, si tienes registradas todas tus operaciones podrás identificar situaciones que desencadenan patrones problemáticos.

Por ejemplo, si cada vez que tienes una operación ganadora, se dispara en ti una sensación de exceso de confianza, seguramente puedas identificarlo con incremento en los lotes de las siguientes operaciones. Tendrás que corregirlo.
La gestión del riesgo es una parte vital de la negociación, pero también debemos adaptar a nuestro plan ciertos rasgos personales como la paciencia, la perseverancia, la firmeza, la estabilidad emocional, la agilidad mental y, lo más importante, su actitud ante el dinero. Una autoevaluación y un backtesting de nuestras operaciones pasadas será vital para poder desarrollar este plan de trading acorde a nosotros mismos.

Muchos traders novatos piensan que es su trabajo despertarse cada día y operar. El astuto sabe que cada sesión le ofrece la oportunidad de repetir viejos errores o de hacer cambios en base a ellos.