Rubén Manso Olivar, autor del ensayo Los malvados derivados financieros, critica el intervencionismo del Estado con las cajas de ahorros.

“La protección del Estado a las cajas ya ha perjudicado a la prima de riesgo española. Todos los estados que han defendido a muerte a su sistema financiero han ido cayendo”, asegura Manso Olivar a raíz de los intentos gubernamentales por conseguir financiación en el extranjero. “Si quiere usted lanzar las cajas al mercado, que sean ellas las que salgan a buscarse el dinero. Las cajas no son sociedades anónimas, pero son instituciones privadas”.

En su opinión, el exceso de paternalismo por parte del Gobierno ha impedido que “las cajas se hubieran visto obligadas a liquidar activos” y ha hecho que “los directivos de estas instituciones tengan la sensación de que tienen una col comprada: los beneficios son míos, pero las pérdidas no las asumo”.

En relación a los test de estrés realizados a la banca, Rubén Manso Olivar habla de diferencias de criterio por parte de las instituciones, de ahí que de cara a los resultados del Banco de España dude de que “el supervisor español vaya a hacer una medida contra el Gobierno”.

“Si cada país define de un modo diferente cómo se mide el déficit, la medida saldrá como cada supervisor quiera y me cuesta creer que el supervisor español vaya a hacer una medida contra el Gobierno”.