Se acerca el final del año y, para quien quiera y pueda asumir el riesgo, invertir sus ahorros en un plan de pensiones de renta variable es una de las opciones más rentables para el futuro. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar un producto así?

El 2013 ha sido el gran año para la renta variable, lo que ha conllevado que los planes de pensiones más rentables hayan sido, precisamente, los que invierten en bolsa. No obstante, no nos dejemos llevar por el canto de sirena de la rentabilidad, pues no todos los ahorradores tienen un perfil adecuado para este producto. Hay que tener en cuenta que se trata de la inversión más arriesgada dentro de los planes de pensiones, ya que estos fondos tienen una exposición de más del 75% a bolsa.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de contratar este producto de ahorro es precisamente el perfil. Los fondos de pensiones de renta variable pura son más adecuados para las personas más jóvenes, que pueden aguantar, a lo largo de los años, los envites que provoca la volatilidad bursátil. Así pues, José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, aconseja a los perfiles más agresivos “planes de pensiones de renta variable global, con bolsa europea y algo de renta variable norteamericana”.

Además, una variante más conservadora de este producto son los planes de renta variable mixta, que invierten entre el 30% y el 75% de su cartera en bolsa. Este producto es más asumible para partícipes entre 40 y 50 años. De hecho, José María Luna aconseja a los ahorradores de perfil medio, “planes de pensiones mixtos de renta fija y renta variable. Sobre todo renta variable internacional donde se sobrepondere la europea”.

Una de las ventajas de los planes de pensiones en general es el ahorro fiscal que supone, y que varía entre un mínimo del 24,75% y un máximo del 52%, tipo máximo del IRPF que en algunas comunidades como Andalucía, Asturias y Cataluña puede llegar al 56 %. Además, hay que tener en cuenta las comisiones. En los planes de pensiones conservadores se pueden hasta comer las rentabilidades, mientras que los planes de pensiones más agresivos, como los de renta variable, éstas se ven diferidas en el tiempo y no son tan importantes.

Desde Tressis aconsejan apostar por planes de pensiones de renta variable "que inviertan en países desarrollados en su conjunto, evitando el bloque emergente por la incertidumbre que el inicio del tapering puede tener sobre ellos. Dentro de los desarrollados apostamos en mayor medida por Europa por doble razón: el potencial de revalorización es mayor debido a tratarse de un área en pleno inicio de recuperación económica, y por valoraciones, dado que al haberse tratado de una clase de activo muy castigado hasta tiempos muy recientes, cuentan con prima". El otro bloque dentro los desarrollados es EEUU, en este caso por una razón puramente de los buenos fundamentales que muestra la primera potencia, que aunque aún sigue necesitando el soporte de las políticas monetarias expansivas, los indicadores invitan que vamos conociendo invitan al optimismo".

Segun Inverco, la rentabilidad media que aportan los planes de pensiones de renta variable puros y los mixtos de renta variable son:
Renta varible Mixta:
- 5 años: 4,39%
- 3 años: 3,55%

Renta variable:
- 5 años: 6,26%
- 3 años: 5,29%


PLANES DE PENSIONES MÁS RENTABLES DE 2013:
mejores planes de pensiones

Fuente: Morningstar