Luis de Guindos ha dicho que la contracción de la economía española en el segundo trimestre del año puede ser parecida a la del primero. “Queda todavía tiempo para sacar los datos definitivos y mucho recorrido a la baja en la economía española”, explica Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI.
El consumo privado de las familias españolas está estancado en términos de crecimiento y “nos queda un recorrido duro en esta recesión en la que acabamos de entrar. Hay una especie de cortina de humo en todo lo que es importante, no se confía en las medidas que el gobierno está tomando porque no se confía en las cifras que se dan”. Unas ayudas a la banca que nadie se cree, por lo que es importante conocer la realidad, tanto de déficit público como del agujero que hay en la banca.

Hoy se conocerá el nombre de los dos auditores independientes para la banca. Una operación que “creo que no es necesario y menos si se incluye a gestoras que que tienen posiciones importantes en España”. Se está siendo injusto con la cúpula del Banco de España “`pues llevan muchos años pidiendo que les dejen trabajar y hace años que detectaron que había problema, y si hubiera sido necesario apoyarles estarían el BCE y el FMI”.

El miércoles además hay Cumbre Europea con “esperanza muy remota porque la posición de Alemania es muy clara”. El mensaje del gobierno español es que “ya hemos hecho lo que teníamos que hacer y lo interpreto como un tirar la toalla, esperar a que Europa haga lo que nos corresponde a nosotros”, explica en Radio Intereconomia. No creo que Europa, y fundamentalmente Alemania que es la que tiene que poner en marcha todos los planes de estímulo, esté dispuesta a hacerlo. Merkel sigue siendo la política mejor valorada y creo que seguirá protegiendo la independencia del BCE.

Hay muchos ahorros que hacer en partes del gasto público que no afectarían al crecimiento y no se ha hecho nada, “tenemos una administración pública que no tiene ningún sentido. Los políticos se han convertido en una casta, al igual que los bancos, y luego estamos nosotros que somos los que tenemos que pagar los agujeros que ellos hacen”.