Las compras con tarjeta en los establecimientos y tiendas alcanzaron un importe de 20.823 millones de euros en el primer trimestre del año, un 5,93% menos que en el mismo periodo de 2008, mientras que los terminales de punto de venta crecieron un 4,75% hasta 1,55 millones, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press.
Estos datos ponen de manifiesto que la crisis está pasando factura a este medio de pago, que de continuar así podría arrojar caídas en el volumen de compras a finales de año por primera vez desde el año 2002.
De hecho, en el último trimestre de 2008 las compras descendieron un 2,99%, frente al crecimiento que registraron en los tres primeros trimestres del año, y en el conjunto del año redujo a la mitad el crecimiento, al cerrar con un incremento del 5,61%, frente al 12,99% de 2007.

El número de operaciones también descendieron ligeramente en el primer trimestre del año, un 0,09%, dato que demuestra que la caída del volumen no se debe tanto al descenso de las operaciones como al importe de las mismas.

En concreto, en los tres primeros meses del año se realizaron 472,2 millones de operaciones de compra en terminales de punto de venta, mientras que en los cajeros se realizaron 232,98 millones, un 3,10% menos.

El número de tarjetas en circulación, por el contrario, se elevó hasta los 75,82 millones, un 0,77% más, de las que 44,46 millones correspondieron a tarjetas de crédito, un 1,54% más, y 31,36 millones a débito, un 0,31% menos.

Las tarjetas de débito sólo han crecido en tres ocasiones desde que comenzaron a registrarse estos datos en el Banco de España. En concreto, en el año 2000 (+10,39%), en 2003 (+1,29%) y en 2008 (+0,34%). En el resto de los ejercicios han mostrado caídas, pese a que muchas entidades han decidido eliminar las comisiones por su mantenimiento.

Por el contrario, las tarjetas de crédito han mantenido su crecimiento, ya que al permitir el pago aplazado de las compras ofrecen muchas ventajas a los clientes. No obstante, su incremento se ha ido moderando a lo largo de los ejercicios, y en 2008 sólo crecieron un 3,05%, frente al 13% de 2007.

Precisamente, el auge de las tarjetas de crédito ya llevado a las entidades a incrementar las comisiones que cobran a sus clientes por su mantenimiento y uso, alcanzando los 31,98 euros en abril, un 9% más que los 29,34 euros que cobraran en el mismo mes de 2008.

De este modo, los usuarios que contrataron una tarjeta de crédito en abril o que renovaron la que poseían pagan de media 2,64 euros más que hace un año. No obstante, esta comisión, que es la que de media cobran las entidades a sus clientes al año, varía en función de la entidad que se considere, ya que muchas de ellas, incluso, eximen a sus clientes de este pago si domicilian su nómina, recibos o contratan planes de pensiones.