Esta semana no sólo habrá que atender a la cumbre que comienza hoy entre los líderes europeos sino que la subasta del BCE a tres años será clave para frenar algo la volatilidad del mercado y rebajar la presión sobre la deuda pública.

Lo más reseñable en la última semana “es la caída en el diferencial de la deuda a diez años”, reconoce Antonio Cortina, del Servicio de Estudios de Banco Santander. En declaraciones a Radio INtereconomia este experto reconoce que esta semana la clave estará “en la cumbre de hoy, donde probablemente veamos un avance en cuanto a la situación de la deuda, el límite a largo plazo de los estados en cuanto a su implicación en la estabilidad presupuestaria y seguiremos pendientes de asuntos como la ampliación del Fondo de Estabilidad Financiera y si hay por fin, o no, algún tipo de impulso al crecimiento”. Lo que parece claro “es que se necesita este impulso después de ver la desalaceración en las magnitudes financieras y crediticias”.

El otro aspecto de la semana es la subasta a tres años del BCE. Un elemento “que contribuirá a frenar un poco la volatilidad del mercado pues habrá más dinero en este circuito, lo que rebajará la presión sobre la deuda pública”.