Los 10.500 puntos han marcado el arranque de la sesión donde las ganancias son tímidos y los grandes valores, tales como Telefónica, BBVA y Repsol, no ayudan en su conquista como ya sucediera en el cierre del pasado viernes.  Con un euro/dólar en el nivel de 1,38, el mercado de deuda es el único capaz de cumplir tendencia y reducir el spread: el bono español se coloca en el 2,912%. 
 
Tímidas ganancias en la apertura semanal en la que afectará la situación en Ucrania, según Antonio Cortina, responsable del Servicio de Estudios del Banco Santander, inyectando más volatilidad en las bolsas. 

Ante esta situación el selectivo nacional sigue peleándose con el nivel de los 10.500 puntos. Por el momento, tras marcar los primeros compases ese nivel parece confirmado al mantener una subida del 0,25% aproximadamente. 

Dia es el valor más alcista de la apertura con unas ganancias del 1,48% hasta los 6,47 euros por acción. Bankia, por su parte, se anota un 0,7% en plena celebración de los dos años desde que fuera rescatada por el Estado, mientras que Grifols avanza en su embestida al alza con una subida que ronda el punto porcentual. 

Esta sesión celebra Junta de Accionistas OHL en la que solicitará el permiso necesario para realizar una emisión de bonos por un importe de hasta 3.000 millones de euros. 

Entre los grandes valores destacan las pérdidas del 0,17% para Telefónica, al igual que la petrolera Repsol que se deja un 0,08%. Hoy su presidente, Antonio Brufau, estará en la Bolsa de Madrid para conmerar el 25 aniversario de la salida a bolsa de la compañía. BBVA se mantiene plano frente a las pérdidas de los compases iniciales. 

Tan sólo apoya la tendencia el Banco Santander que suma un 0,77% hasta los 7,29 euros. 

Las mayores pérdidas van para FCC con una caída del 0,29%


Codere, protagonista
La compañía ha aplazado 48 horas el concurso de acreedores y esto le está haciendo ser el valor más destacado del mercado continuo. Se dispara en los primeros compases hasta un 15%. 


Mercado de deuda
A pesar de la indecisión de la renta variable, el bono español a diez años se mantiene firme en su tendencia a la baja en una rentabilidad exigida del 2,91%. 

La prima de riesgo, por su parte, reduce también ligeramente el spread hasta los 144 puntos básicos.