Este artículo no quiere desanimar a aquellos que se acerquen a los mercados con el fin de buscarse la vida pero si me gustaría realizar un enfoque que haga reflexionar al lector y que puede permitir ahorrar tiempo, salud y dinero. Vamos a realizar un pequeño ejercicio en el que estimaremos el capital que necesitaríamos para vivir de los mercados