“Los futuros americanos apuntaban a una mejora de la apertura de la que tenemos”, reconoce Diego Martínez Burzaco, analista de Corsiglia, un experto que asegura que “el consenso del mercado descarta una subida de las tasas de interés pero espera a que la FED pueda dar señales positivas sobre la economía americana”.
Respecto a la reunión de la Reserva Federal, Martínez no espera cambios en los tipos de interés pero sí quizá “en cuanto a la percepción de la actividad económica, y es que los últimos indicadores han sido bastante interesantes y, quizá, se haga alguna mención sobre el mercado laboral que, por segundo mes consecutivo, pudo crear empleo”.

Según el diario Global Times, China superará en producción mundial a Estados Unidos, “un país que va perdiendo su supremacía, ahora no eso sólo la economía americana al que guía el motor mundial”, señala este experto. No obstante –continúa- “no hay que dejar de lado que cuando hubo momentos de crisis importantes, los inversores se refugiaron en el dólar aun cuando el epicentro de la crisis estaba en Estados Unidos”.

“Los estados europeos están viviendo una situación ambigua porque se les pide que corrijan déficit permitidos antes pero la economía aún no se ha consolidado del todo por lo que se podría volver a registrar una recesión”, augura este analista. “Creemos que con el crecimiento que se espera para EE.UU. y los mercados emergentes, el crecimiento a nivel global va a estar mucho más equilibrado pese a las reducciones de gasto de algunas economías europeas”.

Además, Martínez espera números mejores en la medida que la economía americana mejore. Y es que “hay cierra incertidumbre sobre cómo se van a desenvolver aquellas compañías que exportan a china tras la flexibilización de la política cambiaria en aquél país, lo que haría mas competitivo al resto de países respecto a china”. A nivel interno -continúa- “el nivel de consumo de EE.UU. se está recomponiendo lo que es positivo para las grandes tiendas de consumo”.

Las mejores recomendaciones son aquellos valores que están más orientados al comercio exterior que tengan como principal mercado a china, nos gustan las compañías del sector de la energía, es atractivo pese al mal trago que pasa BP”. También apostaríamos por compañías vinculadas al mercado domestico en EE.UU. como Wal-Mart.