En su columna, el experto afirma que existen muchas razones para que los inversores estén asustados en estos momentos. Entre otras la caída en los precios del petróleo, de algunas grandes divisas y la posibilidad de que la Unión Europea se deshaga en pedazos

“Por eso no es sorprendente que muchos inversores sigan buscando señales que indiquen que el mercado está a punto de sufrir un crash. Y tal y como voy a enseñaros, ya se ha visto el primer singo preocupante”, alerta Jeff Clark en su columna en The Growth Stock Wire.

“Los mercados normalmente no suelen desplomarse cuando los inversores están esperando que lo haga. Y justo ahora hay demasiada gente advirtiendo sobre un crash”. Asegura el experto que “una vez que la bolsa supere la debilidad de corto plazo –de la que avisó el martes- el mercado posiblemente hará un nuevo intento para alcanzar nuevos máximos históricos”. De acuerdo con el artículo, este movimiento hará que vuelvan a entrar en el mercado la gente que se ha quedado a un lado, y que algunos inversores dejen de preocuparse.

“Pero por ahora, para estar en la zona segura, mantenga la vista sobre la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años”, aconseja Clark.


Treasury




Recuerda el analista que el bono tocó mínimos el 30 de enero en la zona de 1,65% y que en estos momentos ronda el 2%. “Se trata de una subida de un 21% en menos de dos semanas”, se asombra el analista en la columna. “Y este es el primer síntoma de un crash inminente de los mercados”.

Asegura Clark que la rentabilidad del treasury siempre se dispara antes de que el mercado toque un máximo importante. En enero de 1999 el bono estaba en 4,5% y un año después había subido un 50%. “La burbuja puntocom explotó dos meses después”, asegura el analista.

Recuerda también que el bono tocó mínimos de 2007 en 4,5% y que para julio ya había subido un 5,5%, lo que implica un avance del 22%. “El mercado tocó máximos en septiembre”, alerta.

“Para ser claros, no todas las subidas en la rentabilidad del treasury conlleva un importante pico en el mercado. Pero siempre se produce una enorme subida unos meses antes de un máximo”, explica

“Probablemente sea demasiado temprano para preocuparnos por un crash… pero mantenga la vista puesta en la rentabildad del bono a 10 años. Si continúa subiendo en los próximos meses, entonces puede empezar a preocuparse”, recomienda.

Si quiere recibir alertas cuando la rentabilidad del bono a 10 años cambie de ciclo bursátil, pinche aquí.