Aún no conocemos las condiciones del crédito que Europa concederá a las financieras españolas, “de momento sólo sabemos que tendrá una disponibilidad de hasta 100.000 millones de euros, por lo que tendremos que esperar a las auditorías externas para conocer cuál va a ser la cantidad necesaria para refinanciar el sistema”, dice Ignacio Navarro, analista de Hanseatic Brokerhouse.


Y, “aunque el gobierno ha dicho que no va a haber consecuencias para los consumidores y que van a ser las propias entidades financieras las que paguen este rescate, sí es cierto que Europa ya ha dicho que esto no va a ser ‘un cheque en blanco’ y que se van a exigir una serie de condiciones. En este caso, parece que para el último trimestre del año se espera una subida del IVA y quizás un aumento en la edad e jubilación. Por lo que el consumidor, junto con la banca, será quien pague este rescate”, afirma el experto.

¿Qué condiciones puede traer aparejado este rescate? “se habla de que el interés del crédito podría ser entre el 3-4%, un porcentaje mejor que lo que paga España en las subastas de deuda, pues ya alcanza un rentabilidad que es insostenible”.

¿Quiénes serían los ganadores y perdedores del rescate? “el ganador podría ser el balance de las entidades financieras, mientras que los perdedores serán los accionistas, pues una entrada de capital en las entidades en las que tiene posiciones diluirá su participación; las entidades financieras que paguen dividendos, pues tendrán que pagar dividendo o lo reducirán; los tenedores de participaciones preferentes; y la clase política, pues ha quedado demostrado que las entidades financieras que tenían más peso político son aquellas que están requiriendo más necesidades de liquidez”.

Este fin de semana se celebrarán las elecciones griegas. “Si sale elegido un partido que esté de acuerdo con los ajustes exigidos y con continuar recibiendo ayudas europeas sería positivo para la renta variable, la renta fija y las divisas. El euro, en concreto, se revalorizaría, especialmente frente al dólar. Pero si saliera una fuerza política contraria a Europa sería negativo para todos los aspectos”.

Aunque en Grecia triunfe una fuerza política pro-Europa y tras el rescate español, “no se pueden descartar más medidas de flexibilización monetaria. El BCE podría poner en marcha otro LTRO y la Fed un Quantitative Easing III. Además, en la última reunión del BCE no hubo unanimidad en cuanto al mantener los tipos de interés europeos en el 1%”. Y, es que, según Navarro, “estas medidas no se pueden descartar si empeoran los datos macro o si la economía estadounidense se ralentiza”.

A pesar de este complicado panorama y de la alta volatilidad, “hay oportunidades de inversión en el Ibex 35 en compañías con buenos fundamentales en el medio plazo, como Repsol o Inditex”. El experto defiende que “estas compañías han estado muy castigadas por el riesgo país, pero son empresas en las que España tiene un peso muy bajo en sus cuentas y están saneadas”.