Los fondos de inversión “siguen siendo el vehículo ideal para una inversión a largo plazo” aunque lo que está claro es que 2009-2008 ha sido años muy malos para este activo porque las entidades financieras han estado apoyado muy activamente los depósitos, reconoce Gonzalo Rengifo, director general de Pictet Funds Iberia y Latam. . La mayoría de las entidades están comenzando a impulsar estos fondos de forma que los inversores puedan acceder a mayores productos.
Se ha terminado el goteo a la baja de salida de partícuipes de fondos de inversión y estamos viendo que en 2010 vemos más interés en los Fonds, en activos de riesgo. Los inversores lo que están realizando es demandar alternativas de inversión “y claramente están mirando mucho más activamente el mercado de los fondos”.

Las perspectivas del director general de Pictet es un mercado complejo “y vemos mercados que están complicados. En un mercado que tiene muchos frentes abiertos: la deuda soberana, los planes de estímulo, el sistema financiero, el tema de los desequilibrios de China además de las materias primas. De alguna forma “todos estos frentes tienen incertidumbre por lo que tendremos que ser muy selectivos”.

Respecto a la situación económica y la deuda soberana de algunos de los países europeos “es un camino doloroso que no se despejará en los próximos meses”. De alguna forma, admite, que los gobiernos tienen que hacer sus deberes y lo que se está pagando en estos momentos son las incertidumbres. En Europa hay ciertos signos de que la recesión se está quedando atrás en los países grandes “pero países como Grecia, Portugal…son los que están peor”.

La deuda soberana en países sin crecimiento “es un activo que conllevará mucha volatilidad y en Europa es una zona donde estamos desposicionando las carteras”. Además hemos visto en España que el bono español ha perdido mucho valor y que sus diferenciales con el alemán se están ampliando. Por ello, “todos los países con elevada deuda tendrán que pagar más para financiarse (…) y ahí se produce un círculo virtuoso”, concluye.

 

Claramente Estados Unidos como siempre “va un paso por delante del resto de economías desarrolladas”, admite Gonzalo Rengifo, director general de Pictet Funds en Iberia y Latam. Este experto reconoce que últimamente ha publicado datos positivos “desde el punto de vista del crecimiento económico y empresarial”. Sin embargo, lo que falta es algún dato positivo desde el punto de vista del consumo. Desde el punto de vista empresarial, “creemos que es un país en el que hay que estar porque la situación es positiva - desde el punto de vista de los analistas- y de alguna forma las compañías están preparadas para que un repunte del consumo o de los precios reporte a sus beneficios. Sus recomendaciones serían aquellas compañías “con más del 50% de exposición al mercado asiático -que tendrá beneficios de hasta el 8% en el caso de China- sobre todo teniendo en cuenta que el año pasado no lo reflejaron demasiado bien”.

Su visión sobre el continente asiático es la de una economía “que ha hecho los deberes y ha conseguido incentivar claramente el consumo doméstico. Las políticas monetarias han ido destinadas a reducir tipos y si miramos a Asia es de las pocas regiones en las que vemos crecimientos incluso de del 8%”. Pero ¿algo negativo? Desde el punto de vista de los estímulos fiscales “están llegando a su fin por miedo a una espiral inflacionista pero claramente es un área donde el inversor debe estar posicionado de forma estable”

Eso en cuanto al crecimiento pero ¿y si hablamos de deuda corporativa?

Rengifo reconoce que “el año de la deuda corporativa fue 2009 porque rentabilidades por encima del 20% no se van a dar”. Dicho esto, estructuralmente “debería haber en la cartera exposición a renta corporativa pero también hay que tener en cuenta que la rentabilidad entre el 3-4% no nos dará el doble dígito del año pasado”. Este experto tendría en cuenta otras deudas “como las de los países emergentes, porque sí pueden dar rentabilidades de doble dígito, tienen un crecimiento claro y deuda en moneda local por lo uqe sería una de las recomendaciones estrella que estaría dando”.

Una variación de la deuda corporativa serían los bonos convertibles. Un tema que se encuentra en el Pictet Conbertible Fund “un fondo mixto - entre renta fija y renta variable- en el que lo interesante es que dada la restricción al crédito como la que estamos viviendo habrá muchas compañías que tendrán que buscarse la vida para seguir creciendo”. ¿Sus cualidades? Que un bono convertible tiene un descuento de cupón de hasta el 40%, por otro lado el cupón del 2-3% por lo que creemos que será la vía de financiación más importante.

Creemos que hay que ser muy selectivo “y la industria biotecnológica ha estado un poco olvidada por parte de los gestores”. Por eso “empezamos este año pensando que las compañías biotecnol´vicias tienen las valoraciones más bajas de los últimos diez años y son interesantes mirarlas porque podrían reflejar este año ese diferencial”. Además es un sector defensivo perse y así como el año pasado tuvimos sorpresas no muy positivas por parte de la FDA en Estados Unidos “este año se espera que haya muchas aprobaciones de nuevos medicamentos que tenemos probado que darán millones en ventas”. Claramente podría ser una idea mue interesante para este 2010