La economía española está lastrada por varios factores: crisis europea, ajuste de los desequilibrios y la financiación. En este último factor “está la clave, por lo que hay que estabilizar el acceso a la financiación por parte de empresas y familias. Es imprescindible bajar el coste de financiación y, sobre todo, estabilizar y abrir nuevas empresas”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. La petición de asistencia debería ser lo antes posible “para beneficiarnos de un mayor acceso a la financiación”.
El hecho de solicitar esta ayuda nos permitiría acceder a los mercados pero tiene dos exigencias: una es cumplir con los objetivos de déficit público y otra es llevar a cabo reformas estructurales que aumenten el crecimiento potencial. Este experto reconoce que ambas medidas “tienen que venir de la mano. Es cierto que la austeridad fiscal tiene un multiplicador mucho mayor de lo esperado pero también debería ser más eficiente, limitando la flexibilidad económica y delimitando riesgos en el futuro”. Eso nos dará más visibilidad y haría más equiparable la austeridad con una mejora de las expectativas económicas.

En cuanto a la información que se ha publicado sobre el descuento que tendrán los activos que se incorporarán al banco malo, por el momento “´solo tenemos la percepción pero no sabemos cuál será el precio justo. Se tiene que buscar un equilibrio entre el precio al que están valorados los activos en las carteras y que se permita reducir toda la incertidumbre sobre el sector, algo que no será fácil”. El tipo de gestión, que sean profesionales y permitir una cierta agilidad en la eliminación progresiva de los activos es importante. Hacia el 15-16 de noviembre sabremos más detalles.

De cara a final de año es necesario que se fije un calendario en lo que respecta a una mayor integración bancaria, fiscal y “tengo la impresión de que se dará una solución a corto plazo de la crisis griega. España reducirá también incertidumbre en el euro por lo que la patata caliente se trasladará a Estados Unidos: balanza de poder entre republicanos y demócratas y posible acuerdo en torno al déficit fiscal . El foco estará en EEUU y ese será el principal factor de preocupación o de alegría.

En cuanto a las recomendaciones, “estamos bastante optimistas con el mercado, muy soportado por las decisiones de los bancos centrales y podríamos tener peso en crédito y bolsa, me gustan mucho las asiáticas, sector financiero sobre todo en entidades con beta superior a 1. Esperamos que el euro acumule nuevas subidas y que supere niveles de 1.35. También es cierto que tenemos una rcuperación temporal porque el año que viene será complejo, incierto, y aprovechemos esta subida de los últimos meses del año pero no con vocación de permanencia más allá del mes de diciembre-enero.