Gonzalo Cañete, ejecutivo de cuentas de SwissQuote, analiza la actualidad de los mercados.

¿Creen que Grecia y el Eurogrupo alcanzarán finalmente un acuerdo, según las últimas informaciones?

“Lo que pasa con Grecia es un tema político, más que económico. El peso que tiene Grecia respecto al PIB europeo es de un 2%. Es un problema político porque sentaría un precedente.

Todavía queda mucho por ver y esto es un bache que tenemos en la semana. Los mercados vuelven a estar con la lateralidad que tenemos mientras que Grecia se sienta en la mesa de debate. Es lo que puede quitarle credibilidad al proyecto europeo”.

¿Ven a Grecia fuera del euro?

“Si lo hiciera, podría estabilizarse. Aparte de pasar el luto, le daría ciertos instrumentos, como la política fiscal y monetaria, y esto podría estabilizarla a medio plazo. Grecia no va a abandonar la zona euro porque generaría una incertidumbre tremenda.

Draghi dijo una frase: “el euro es irreversible”. Si esto es así, es como una familia. Este año es el de las turbulencias políticas a raíz de muchas elecciones en Europa. Se está jugando mucho y debe lidiar con mano izquierda lo que vaya a suceder en la UE”.

De producirse este acuerdo…¿los índices podrían revalidar los máximos del año pasado?

“No va a ser una cuestión de dinero porque hay crédito en el mercado para que suba. Si llegamos a un entendimiento, pasando más bien por la postura de Francia, los 11.000 puntos tendríamos que pasarlos de largo y el Dax llegar a conseguirlos para dejar la lateralidad que llevamos viendo desde mediados de 2014”.

¿Sobre qué sectores podría recaer este rally bursátil?

“Aquellos que peor se veían involucrados con la crisis griega. No hay que olvidar que la crisis griega tiene una vinculación con algo que ha dejado abierto el QE europeo, como que no se compre todo tipo de activos. Si se quita el tema de Grecia del medio, el sector bancario no estaría en tela de juicio, en este caso, BBVA, Santander, Intesa San Paolo o Unicredito que serán los que se van a ver más desahogados”.

¿Recomendaría empezar a comprar valores penalizados por la caída del petróleo y vender los más beneficiados?

“La estrategia sería especulativa, no de inversión. Nos la jugamos a que el sector energético está muy intervenido y a mediados de año vuelve a bajar de precio, al entrar en los meses de verano, por una menor demanda de combustible.

Posiciones cortas en compañías que se han inflado, como aerolíneas o de transporte”.

¿Qué recomendación daría a los inversores?

“El mercado de divisas es el que está dando muchas oportunidades. El dólar seguirá fuerte”.