El miedo a la recesión cala fuerte en los ánimos de los inversores, si los mercados descontaron ya el peor de los escenarios posibles, la recesión, parece que ahora la pregunta es cómo de profunda será esta recesión. En opinión de Roberto Moro, director general de Hermanos Moro AF "ya hemos visto los mínimos, los 7.700 puntos del Ibex y ahora tenemos una corrección en una subida de 2.000 puntos sin solución de continuidad". El experto se muestra ligeramente optimista aunque reconoce que "hace dos meses pensaba que no se perforarían los 9.200 puntos, y así ha sido". Las miradas se centran ahora en el sábado, en la reunión del G-20 de la que para el director de Hermanos Moro "no saldrán medidas con carácter ejecutivo" pero en la que "están representadas las zonas geográficas más importantes". En definitiva, "será poco probable que se lleve a cabo una línea de actuación conjunta" pero "es una declaración de intenciones y eso el inversor lo tiene en cuenta". 
El analista apunta a que si "la corrección que estamos viviendo se para en dos o tres días, la mayoría de índices estarían haciendo una formación de cabeza-hombro invertido". Aunque desde el terreno de las hipótesis, Moro matiza que si se frenan las caídas "aumentan las posibilidades de asistir a un rally alcista".
 

El petróleo llegó a cotizar este martes por debajo de los 59 dólares el barril de West Texas. Curioso teniendo en cuenta que en julio llegó a sobrepasar los 140 dólares el barril. Roberto Moro, director general de Hermanos Moro AF explica que la senda del crudo "supera por mucho los niveles de corrección proporcional" y en opinión del experto busca ahora el nivel de los 50 dólares. "En 62 dólares cumple el 61.8% de corrección en relación al movimiento alcista iniciado en 1999" y "tiene una senda claramente bajista que no cambiará hasta que no recupere los 72 dólares el barril".
Echando un vistazo a la renta variable española, el experto reconoce que "veo al Ibex mal a cortito plazo". "Podemos ver niveles de 8.600 puntos y si a partir de ahí recuperamos, el movimiento será bonito porque cumplirá con los criterios de la serie de Fibonacci". "En última, ultimísima instancia -explica- ver al selectivo cerrar por debajo de los 8.200 puntos nos llevaría de nuevo al pánico y a importantes caídas". En relación a Santander, el valor más castigado de la tabla tras su anuncio de ampliación de capital, Moro mantiene que "ya quisieran todas las entidades aún en épocas de bonanza tener garantizado el éxito por parte de los accionistas antes de llevar a cabo esa ampliación". Aunque reconoce que "cuando vuelvan las reacciones al alza, Santander será líder y lo está haciendo bien", el experto no compraría títulos de la entidad. "Ahora mismo compraría muy pocas cosas", matiza, "esperaría a ver qué pasa en las jornadas siguientes para decidir". Moro únicamente apostaría por "Enagás que lo ha hecho muy bien o Unión Fenosa" pero siempre con la mirada puesta en que "el mercado técnicamente es bajista y aunque hemos visto ya los mínimos esa es su tendencia".