El mercado da por descontado que en la reunión de mañana el BCE no hará nada. Sin embargo, sí que esperan que sea en el primer trimestre de 2015 cuando el organismo que preside Mario Draghi lleve a cabo un QE. 
En este video han colaborado:
Álvaro Blasco, director de análisis de ATL Capital 
Carlos Ladero, consultor de Invico
Gonzalo Cañete, de Swiss quote
Javier Monjardín, director de análisis de Tressis SV
Fernando Luque, editor de Morningstar



No habrá sorpresas por parte del BCE. Creemos que los anuncios que se han ido haciendo en las últimas semanas deberían ser el límite de lo que conoceremos en el mes de diciembre. Carlos Ladero reconoce que confirmará un programa de recompra de deuda a partir de 2015 en los términos y cantidades que estima Goldman. Sería una compra de unos 60.000 millones, ser hará y otra cosa son las consecuencias y si tiene efecto en la economía, el crédito. Yo creo que no pero realmente sí creo que habrá QE, que no dará para mucho.

Creo que hará lo que viene haciendo. Ya tomó medidas en septiembre, programa de ABS, retirar activos de los bancos – darles contrapartida para que no tengamos problemas como los de 2010 y 2011- y lo que hará será esperar a ver si estos programas canalizan dinero de los bancos a la economía real. Sin embargo, saben que eso no será inmediato si no que tiene que ir haciendo una progresión. Mientras no digan que no cerrarán la puerta a tomar medidas expansivas, nos están transmitiendo que habrá nuevas medidas que se tomarán si la situación de complica. Promesas de una política monetaria más expansiva y eso está manteniendo a la renta variable europea al alza.

Javier Monjardin, de Tresiss no esperar ninguna sorpresa sobre todo teniendo en cuenta que está en mitad de la compra de ABS y que tenemos la subasta condicionada de liquidez el próximo 11 de diciembre.

Fernando Luque cree que el BCE no tiene todos los datos sobre la mesa para tomar una decisión muy drástica. No hemos llegado a unos límites de deflación dentro de la Eurozona, aunque hay países que sí lo están viendo, y todavía no tenemos datos extremos como para tomar una decisión muy drástica de política monetaria. Además tiene que ver cómo han funcionado las medidas tomadas recientemente. Para que el BCE actúe, tenemos que ver unos niveles preocupantes de inflación en la Eurozona.

¿Cuándo se pondrá en marcha el QE? Los datos macro que estamos conociendo indican que el QE está cercano. Lo lógico sería verlo al final del primer trimestre o en el segundo trimestre del año que viene.

Cañete reconoce que el QE ya ha empezado, no hay más que ver cómo tenemos el euro dólar. Estamos empezando a tener esa política de flexibilización. Si por QE entendemos que Draghi nos diga que va a meter X dinero en los balances, eso no lo vamos a ver porque sería poner sus cartas sobre la mesa y es lo que no quieren. La cifra que estamos todos es un billón, que es la cifra equivalente a lo que tenía el BCE en 2012 pero hay un dato más. Y es que el BCE ese año tenía unos nivele muy elevado de deuda gubernamental y el programa de ABS va enfocado a incrementar los activos del sector bancario, lo que daría un buen motor al sistema económico.

Por su parte, Javier Monjanrdin explica que "la preocupación que muestra el BCE respecto a los niveles de inflación nos hacen pensar que adoptarán un QE a la americana con la compra de deuda pública". 

Fernando Luque, editor de Morningstar cree que sí siempre que los datos de inflación le digan que puede actuar. También hay tener en cuenta la divisa. Países como Alemania sufrirán mucho por la competencia por parte de Japón, por ejemplo que ha tomado la línea de devaluar el yen y en el momento en que esto afecte a las exportaciones alemanas podría ser un catalizador para que el BCE actúe de forma más contundente, comprando bonos corporativos y soberanos.

Pero ¿en qué consistiría esta medida? Consistiría en la compra de todo tipo de bonos. Parece que cada vez hay menos dudas que dentro de estos activos estará también la deuda soberana.

Han abierto la mano y han dicho que podrían comprar de todo. La inflación en Europa el 2% era una cifra tope y ahora van a un 2% como objetivo, está cambiando la doctrina, lo que nos deja perspectivas positivas para el mercado.