Cada vez son más las voces que apuntan a una posible reestrcuturación de la deuda en Grecia.

Los índices europeos siguen en esa banda lateral, como el Ibex 35 que va desde los 10.200 puntos, zona en la que Jesús Sánchez Quiñónez , director de Renta 4 considera sufiecientemente atractiva para que entre dinero mientras que la parte alta del rango se queda sobre los 11.000.
 
Es difícil pensar que las bolsas vayan a escaparse al alza y es difícil que tenga caídas significativas. Habrá recortes pero eso serán oportunidades de compra según señala Quiñones.
  
Debemos olvidar los niveles precrisis, también es cierto señala el experto que en ese momento no había una valoración adecuada del riesgo ni el soberano ni los créditos de las financieras. Lo que no tiene sentido es que a día de hoy los bancos se estén financiando con diferenciales de 250 puntos básicos mientras que muchos particulares no pueden modificar las hipotecas con diferenciales de 40 puntos básicos.
 
Lo lógico, señala experto, sería pensar que el diferencial de la deuda española puede volver a 50 o 60 puntos básicos.
  
El caso de los grandes bancos españoles tienen la ventaja de que la mayor parte de su beneficio llega del extranjero mientras a pesar de que la parte española tiene un sobre coste importantes señala Quiñones. Por el contrario los bancos domésticos tienen muchos problemas para financiarse, incluso algunos de ellos ni siquiera están encontrando financiación.
  
Repsol ha presentado unos resultados bastante mejores de lo esperado lo que le ha permitido pagar un dividendo pre-crisis, señala Quiñones. En el caso de Gamesa habrá que esperar hasta la presentación de resultados y es probable que si veamos un cambio de tendencia en los títulos de este valor.
  
Las materias primas hay muchísimas especulación y es que las posiciones especulativas se han multiplicado por tres en estos últimos 3 años, desde el pico de 2008. Esto lo que indica es que cualquier movimiento provoca movimientos cambios muy bruscos. Es un tipo de activo sólo para aquellos inversores que aguanten tremendas oscilaciones, señala el experto.
  
El IPC va a depender de la evolución del precio del petróleo, por lo que cuando deje de subir la inflación podría dejar de incrementarse tanto por lo que es previsible aquí a final de año el índice vaya se vaya destensionando.
  
Hay que tener en cuenta que la FED y el BCE tienen políticas monetarias muy distintas. Lo que ha ocurrido es que muchos inversores se han endeudado en dólares y han invertido en otras divisas, ha bastado que el BCE diga que va a demorar algunos meses la próxima subida para que se haya producido un último vuelco, señala el experto.
 
Lo que se está viendo en EEUU es que las compañías que mejor se están comportando son las que tienen negocio en el exterior, señala el experto. Creemos que es mejor tener grandes valores americanos ya que el crecimiento del consumo privado es muy inferior, señala Quiñones
  
Cuando la deuda griega está cotizando entre el 50% ó el 60% es que va haber una reestructuración, no sabemos si será este año o el que viene pero desde luego que el mercado está descontando que eso va a suceder, concluye Quiñones.