Los problemas de deuda siguen asolando a Europa mientras en otros países como EEUU saltan las alarmas.
 
Lo cierto es que la situación es complicada. Lo más importante es que Grecia tiene que ser riguroso con este plan de recortes, de privatizaciones y de nuevos impuestos. Así el estado griego ganará en credibilidad, señala Victoria Torre responsable de análisis de Selfbank. El primer paso que se debe conseguir con este plan de ajuste es reducir el ratio de deuda sobre el PIB y después que se consiga financiación a tipos de interés que sean razonables cosa que no se consiguió con el primer rescate.
 
Francia ha dado un paso muy importante ya que ha asegurado que va a reinvertir el 70% de lo que prestó y de este 70%, el 50% lo va a reinvertir en bonos a 30 años y a un tipo fijo más un diferencial que a pesar de ser variable en el caso máximo, según crecimiento griego, no llegará a los niveles a los que está ahora. Es una buena noticia.
 
 Hay otros países donde han sonado las alarmas en términos de deuda, como es el caso de Bélgica. Como señala Torre, Fitch ya amenazó a este país en abril y le rebajo la perspectiva hasta negativa por el riesgo político. En cuanto a RU es el propio gobierno quién ha reducido las previsiones de crecimiento para este año. Otro de los problemas es la elevada inflación y no se va a conseguir el objetivo de 2% de crecimiento de los precios hasta el año 2013. Además, añade la experta, la deuda está en 122 mil millones de libras. El crecimiento está siendo más lento aunque la situación está a años luz de lo que sucede en Grecia.
 
Debido al entramado que hay en los países europeos habrá que vigilar también como evolucionan las economías de Portugal o Irlanda.
 
 Otra economía que está bajo la lupa de las agencias de calificación es la norteamericana. También ha habido amenaza señala la experta por parte de S&P todo ello por el déficit y porque las autoridades políticas no se ponían de acuerdo para llegar a una solución que evitara que el crecimiento de la deuda fuera más alto de lo que lo es en otros países con triple A.
 
No estamos pensando que haya un impago pero la rebaja de rating EEUU se financiará a coste más elevado lo que podría mermar el crecimiento ya de por sí debilitado de la economía americana.
  
El FMI aconseja nuevas medidas de estímulo debido al débil crecimiento que estamos viviendo en EEUU. Los síntomas son claros como vemos en los indicadores por lo que el organismo quiere que se mantenga la cautela a la hora de retirar los estímulos. En el caso de nuestro país además insiste en que se afronten de una vez por todas las reformas en el ámbito laboral y convenios colectivos.
 
Nosotros no estamos positivos con nada señala la experta. Eso sí “creemos que hay algunas oportunidades”. En este sentido la experta señala que los bonos corporativos serían una opción; tipos a plazos cortos, con empresas bien diversificadas geográficamente. Si apostáramos por este tipo de activos la opción más recomendable es el Espíritu Santo Capital Plus y si apostamos por la inflación nos fijaríamos en el AXA Global Inflation Bund y para renta fija global el fondo de Templeton, el Global Bund.
 
 Nos preocupa la volatilidad en el precio del petróleo derivada entre otras cosas de esa apertura de las reservas de crudo, cosa que sólo había ocurrido en 2 ocasiones. Pensamos que el motivo está en el miedo a una ralentización en EEUU. Pensamos que puede ser coyuntural esa caída por lo que esperamos una estabilización en niveles altos del precio del petróleo.
 
Una manera indirecta de aprovechar las caídas de los precios en el crudo sería apostar por las aerolíneas, concluye la experta.