Fernando Luque, senior financial editor de Morningstar, analiza las mejores oportunidades de inversión en fondos. 

El BCE comprará bonos privados denominados en euros con grado de inversión emitidos por las sociedades no financieras. ¿Cómo puede afectar a los fondos de renta fija corporativa europea que el BCE comience a comprar deuda privada?
Tiene que tener, en principio, un efecto positivo, ya que favorece a los fondos que tienen ese tipo de bonos en cartera, que son los de la categoría corporativos euro, no tanto de high yield, pues el BCE va a comprar bonos de elevada calidad y el HY se queda fuera de las compras, aunque se puede ver afectado, igual que la RV, pues reduce el coste de financiación de las empresas. De hecho, ya hemos visto a compañías como Deutsche Telekom que ha emitido bonos.

El objetivo final del BCE es que la inflación repunte, que la actividad económica se vuelva más sólida y veremos si consigue cumplir estos objetivos.

No sé si los precios se van a disparar, pues al anunciar la medida se dispararon, pero luego el efecto se ha ido diluyendo. No obstante, si miramos la rentabilidad de los fondos pertenecientes a la categoría bonos corporativos euro está en un 1,5%, que parece poco, pero es bastante comparado con el rendimiento que ofrecen estos fondos. De hecho, en tres meses ya nos está dando lo que la categoría dio en todo 2015.
 
¿Cómo nos podríamos beneficiar, a través de fondos, de las consecuencias que tendrán las medidas de estímulo anunciadas por el BCE?
Hay un segmento del mercado que se beneficia mucho más que los fondos, los ETFs, ya que pueden ir directamente a un segmento del mercado muy específico, cosa que podrían hacer los fondos, pero tienen un mandato más diversificado. Si uno quiere aprovecharse de la decisión del BCE de comprar deuda privada, podría adquirir un ETF especializado en el segmento de deuda corporativa de alta calidad y no financiero. Hay ETFs de este estilo en Lyxor, iShares y Dekabank, que son los más aptos para aprovecharse de la decisión del BCE.

Entre los fondos que más rentabilidad están proporcionando este año están los relacionados con los metales preciosos. ¿Cree que esto es un síntoma de que se están cubriendo las carteras o de que hay valor en este tipo de inversión?
Hay que decir que los fondos que más han ganado relacionados con el oro son los que invierten en compañías mineras, no directamente en oro. Para las empresas relacionadas con el metal precioso, la subida del oro tiene un efecto multiplicador en su cotización. Recuerdo que en febrero este tipo de fondos ganaban más de un 30%.

¿A qué es debido? No creo que los inversores se hayan cubierto invirtiendo en compañías mineras, pero sí hay algunos inversores que piensan que le oro es un buen diversificado de la cartera y, en parte, tienen razón, pero es un movimiento muy especulativo que ya hemos visto en los ETFs de oro, donde ha habido entradas récord de dinero; nunca habíamos visto tanta entrada de dinero en fondos relacionados de materias primas como en febrero. La cifra ronda los 2.600 millones de euros a nivel europeo. Aquí hay parte de especulación y parte de inversores que se querrán cubrir.
 
Por el contrario, los que más han retrocedido son los relacionados con la biotecnología. ¿Se aprecia una burbuja en este sector?, ¿mejor no tener estos fondos en cartera?
En los años anteriores la biotecnología había subido como la espuma, por lo que ver un re corte del 20-30% en los fondos de esta categoría es proporcional a la inmensa subida que habían experimentado. De hecho, a nivel de valoración, el sector no está caro, incluso algo infravalorado, como el sector farmacéutico. Por ello, es un sector atractivo para quien quiera asumir algo de riesgo, ya que se caracteriza por una elevada volatilidad.
 
Según un estudio de Morningstar, en estos últimos 3 años los fondos de la categoría RV Emergente Global acumulan caídas cercanas al 10%. ¿Qué les recomendarían a los inversores de este tipo de fondos que ven cómo pierden dinero?
El que ha entrado en estos fondos ha tenido que hacerlo con una óptica de largo plazo, por la volatilidad de este tipo de fondos. Se han comportado mal estos últimos años, sobre todo con respecto a los mercados desarrollados, pero también la diferencia de valoración entre unos y otros se ha ampliado. En los entornos actuales, raras veces los mercados emergentes han estado tan baratos con respecto a los desarrollados como ahora mismo. Yo mantendría este tipo de inversión si es de muy largo plazo, pero teniendo en cuenta el porcentaje que se tiene en emergentes, pues el hándicap de estos mercados es que se pueden ver afectados por un dólar fuerte.  No estaría sobreponderado en emergentes.