Pedro Solbes, presidente del capítulo español del Foro España-China y Presidente del Consejo de FRIDE, destaca del VI Foro España- China “que este foro ha tomado en consideración y con éxito los aspectos económicos, educativos, culturales, jurídicos…”

En el sector energético Solbes destaca “el gran interés de China por las energías renovables, algo en lo que España tiene mucho que aportar y, de hecho, las empresas chinas están trabajando en China de forma muy eficiente”.

El turismo “también es uno de los nuevos elementos de crecimiento en China y, cada vez más, los chinos vienen a España y hay planes para que pasemos de recibir 100.000 turistas chinos este año a un millón en los próximos años”.

“Es importante la presencia de empresas españolas en China, especialmente del mundo financiero”. De hecho, comenta que “la apuesta de expansión por Asia y, especialmente China tiene todo el sentido”.

A las financieras españolas, en concreto, “China ofrece ser el gran ahorrador del mundo y, si bien no tienen una liberación del sistema financiero como en Europa, sí ayudan a la modernización del sistema y genera una gran cantidad de negocio”. “Que los grandes bancos españoles estén presentes en China es la consecuencia normal de su dimensión”.

La inversión en la Bolsa china por parte de capitales privados europeos “muestra la confianza que se tiene en la gestión del país y en su crecimiento y, es que, la inversión en renta variable china es una buena opción y, quien quiera invertir tiene un panorama de posibilidades de crecimiento significativas en los próximos años”, afirma Solbes.

Recíprocamente, “que se compre deuda española por parte de China entra dentro de la situación normal y, aunque haya bastantes movimientos especulativos a corto plazo, las tendencias a largo plazo son claras y China quiere tener deuda española conforme a su PIB”. Pedro Solbes afirma que “tenemos una deuda pública que no es excesiva en función de la inversión de nuestro país y, por lo tanto, es una deuda pública con niveles de rentabilidad más altos que otras en euros, pero que ofrece una gran seguridad para el inversor”.

La subida de tipos en China demuestra que “está habiendo un progresivo cambio de modelo de desarrollo que, hasta ahora, se había basado en la exportación. Ahora se producirá una mayor demanda interior en el país”.

En cambio, en Europa, la subida de tipos “viene justificada porque la labor del BCE se basa en limitar el aumento de la inflación y que el aumento de los precios de la energía no tengan efectos de segunda vuelta, es decir, que suban los precios y los salarios entrando en una espiral inflacionista”. Además, “Europa está adoptando medidas para mantener la liquidez del mercado y conseguir un cierto crecimiento, pues estamos en un momento muy difícil, con equilibrios complejos utilizando todos los instrumentos económicos para conseguir el mix adecuado. Vamos a ver si lo conseguiremos”.

En cuanto a la presencia de las empresas chinas en España, el experto comenta que “ha habido un tejido clásico de importadores de producto chino, pero cada vez vemos más productos suyos sofisticados, como telecomunicaciones, consecuencia normal del proceso de globalización”.

De la imagen de marca de España en el extranjero comenta que “hemos mejorado, pero seguimos siendo relativamente desconocidos y no ha sido la imagen comercial la que ha dado más peso de marca a España, si no el turismo, el deporte, la cocina, temas educativos… pero hoy la ‘marca España’ va vinculada a grandes empresas a nivel mundial. Ahora también hay que entrar en con pequeñas y medianas empresas”. De hecho, “la crisis ha tenido un impacto muy negativo en términos de crecimiento pero, en términos de necesidad de buscar mercado exterior, ha ayudado a que los empresarios piensen en nuevas alternativas”.


Si desea ver la entrevista relacionada de José Eugenio Salarich, pulse AQUÍ