Comercio y turismo son sectores en los que España y China colaboran estrechamente. En este sentido, José Eugenio Salarich, director general de Relaciones Económicas Internacionales y Asuntos Energéticos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, “España ha realizado un esfuerzo tremendo de exportación de un producto muy acabado y contrastado internacionalmente”.

En el campo de las telecomunicaciones “España es puntera en el mundo. Por ejemplo, Indra gestiona el tráfico de los aeropuertos de Pekín y Sanghai. Telefónica ha hecho la mayor inversión de su historia en China Unicom. En el transporte destaca que estamos exportando tecnología de construcción del tren de alta velocidad, de carreteras, aeropuertos… a través de compañías como Acciona, OHL, FCC e Isolux. También son importantes las compañías de energías renovables como Acciona, Iberdrola, Endesa, Isofotón y OHL, que están impulsando la construcción de centrales térmicas, fotovoltaicas y de energía eólica en China”.

Salarich también destaca la presencia del sector financiero español en el mundo. En China “BBVA está presente con una gran inversión en el banco chino Citic, lo que convierte a BBVA también en un banco chino, con todo lo que ello significa. Santander también ha comprado el Banco Rural Chino y La Caixa está haciendo inversiones en el sector financiero chino. Esto tiene una triple vertiente y alcance, porque se trata de operaciones financieras potentes, permite una penetración directa con los intereses de la población china y da una imagen fantástica a los bancos españoles”.

A su vez, China está presente en España “en el pequeño comercio e, incluso, en las grandes superficies comerciales, pero esto no es suficiente. Queremos que China invierta en España en los sectores que son atractivos para ellos, como automóviles, producción industrial, inversiones financieras y productivas”.

En la sociedad española preocupa el bajo precio de los productos importados de China pero, “la solución no es cerrar los mercados en un mercado globalizado, hay que competir y hay que hacerlo con calidad, diseño y proyección de nuestros productos”.

La confianza de China en España también se manifiesta en la compra de deuda española por parte del gigante asiático, algo que Salarich valora “muy positivamente pues está dando un mensaje de confianza en el sector financiero español y en el país”.

Con respecto a la imagen de marca que tiene España en el exterior, Salarich, embajador en varios países, comenta que “nosotros creemos que tenemos una imagen potentísima en el mundo, pero no es verdad (…) En China no somos tan conocidos y nos tienen que reconocer como un país serio, potente, innovador, alegre, de futuro y proyección de futuros y no quedarnos en los estereotipos”.

Si desea ver la entrevista relacionada de Pedro Solbes, pulse AQUÍ