Javier Flores, analista de Dracon Partners EAFI, “valora positivamente que el Eurogrupo haya llegado a medidas concretas. Lo peor ha pasado de la crisis griega, aunque aún no está todo claro”.


Además, “los créditos preventivos deberían evitar el rescate de países como España. Por el lado negativo, se hablaba de participación en el rescate de Grecia del sector privado, aunque no se concreta todavía la cantidad exacta ni la forma”. Sin embargo, el experto dice que “no podemos descartar que Grecia no se vea en un problema de liquidez aún para hacer frente a algún pago”.

Flores piensa que “durante todo el verano el Ibex 35 estará lateral, no superará los 10.500 puntos ni pierda los 9.400”. Por ello, recomienda “aprovechar las caídas para tomar posiciones y, en cuanto tengamos otra vez rentabilidad, salir para volver a quedarnos en liquidez”.

“El mercado es el que manda ahora en Bankia y Banca Cívica y se está viendo que, al menos en el corto plazo, no garantiza que la rentabilidad sea atractiva”.

Por otro lado, “el caso de algunas cajas la historia se parece más a la de Alibabá y los 40 ladrones que a la historia de una entidad financiera con gestión seria y profesional. Mientras esto no se solucione, la situación de las cajas no se solucionará”.

Dentro del sector financiero cotizado en España recomienda “tomar posiciones con las caídas en Santander y BBVA, mientras que huiríamos de la banca mediana y las cajas”.

También apuesta por valores como “Dia, Repsol o Técnicas Reunidas”.

Del sector tecnológico estadounidense destaca que “Apple ha dado la campanada y parece que los fabricantes de chips también se van a beneficiar”. También se muestra muy positivo con Amazon.

“Los emergentes están aterrizando, lo que les permite subir tipos poco a poco, como en China o La India, pues ayudan a que sigan creciendo, pero no de una manera descontrolada”.

Haciendo balance del mes, el experto comenta que “podía haber sido peor. El problema de techo de deuda de EE.UU. se solucionará en el último minuto, hemos tenido crisis de deuda de Grecia y España ha estado al borde, pero los resultados empresariales muestran que las empresas están ganando más dinero que nunca y no se está reflejando en su cotización por el miedo a todo lo anterior”.