Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza la situación técnica del mercado europeo, el EURUSD y la libra. 

El Ibex 35 ataca la resistencia de los 11.500 puntos, mientras otros parqués europeos caen. ¿Qué niveles deberíamos vigilar en cada uno?
En el gráfico del Ibex 35 en velas diarias vemos que la tendencia alcista no se ha debilitado. De hecho, el índice ha cumplido con el 61,8% de retrocesos de Fibonacci desde los máximos de abril, mientras que el Dax y el EuroStoxx tienen una pequeña divergencia.

¿Qué podría hacer ahora el Ibex? Pues si se resuelve el tema de Grecia, el Ibex 35 se dirigirá a los 11.650 puntos y, posteriormente, retroceder el 100% de Fibo, a los 11.886. El único escenario que invalidaría esta opción sería que cerrara por debajo del mínimo previo, por debajo de los 11.400 puntos. Esto nos haría pensar en descensos mayores hasta 11.300 puntos (38,2% de Fibonacci).

El Dax muestra una divergencia con el Ibex porque no ha llegado al 61,8% de Fibonacci. Esto no me preocupa mucho, porque no la tiene con el EuroStoxx. Lo preocupante sería que la divergencia se diera entre el Dax y el EuroStoxx. Ahora, el nivel de resistencia al que el Dax se podría dirigir son los 12.050 puntos. Mientras que por abajo deberíamos vigilar si cierra por debajo del mínimo anterior, es decir, por debajo del 36,8% de Fibonacci en los 11.630 puntos.

En el caso del EuroStoxx, estaríamos hablando de dirigirse a niveles de 3.700 puntos (61,8%) y, por debajo, sería importantísimo que no perdiera los 3.621 puntos.

En este escenario, ¿el mercado de bonos nos podría avanzar el movimiento de las bolsas?
Históricamente no siempre ha habido una correlación entre la renta variable y la renta fija. Normalmente, cuando hay más aversión al riesgo, el dinero se mueve a la renta fija, pero lo que está pasando ahora es que tenemos un entorno de mercado con un guión fijado por los bancos centrales. El exceso de liquidez que han inyectado al mercado ha hecho que las rentabilidades del largo plazo rocen lo negativo, lo que no es algo natural. La mini crisis que hemos visto en el mercado de renta fija es fruto de la acumulación de muchos factores, entre ellos, la falta de encontrar contrapartida en el mercado, que ha llevado a los fondos a deshacer posiciones, haciendo caer los precios y subir la rentabilidad. Ayer ya solucionó la situación el BCE.

Si ahora vemos bajar el precio en los bonos, podríamos ver descensos en la renta variable, aunque históricamente no ha sido así. Lo que hay que preguntarse es qué va a pasar cuando a partir de septiembre de 2016 el BCE deje de comprar activos, pues ahora no sería descabellado pensar que hay una burbuja en el mercado de RF, aunque quizás podría actuar nuevamente el BCE.

Después de caer en escasos días tres figuras, ¿qué niveles deberíamos vigilar en el EURUSD?
A los europeos nos beneficia la caída del euro, como hemos podido comprobar con los datos de exportaciones.

Si miramos al gráfico en velas de 4 horas vemos un nivel importante de stop para las posiciones bajistas en 1,11464 y parece que se dirige a los 1,1034. Si todo sigue como hasta ahora, todo parece apuntar a que el euro seguirá cayendo por el exceso de liquidez y el QE.

Unanimidad de los miembros del Bank of England por mantener los tipos de interés bajos. ¿Cuál es la situación de la Libra contra el dólar y contra el euro?
Frente al euro, la libra sigue teniendo más fuerza. La decisión de mantener los tipos bajos es normal porque el momento económico lo pide después de que se hayan bajado las expectativas de crecimiento.
Después de las elecciones, la libra descendió casi el 100% de Fibonacci contra el euro. Sigue fuerte y podría volver a los 1,40.

Donde sí es más posible que veamos descensos es frente al dólar, pues se podría dirigir a niveles de 1,539, siempre con un stop en 1,556, por debajo de la media móvil.