Recibimos en nuestro plató a Jose María Luna, director de análisis de Profim EAFI, que nos da una visión sobre Europa y como está evolucionando tras las elecciones francesas.  

Tras las elecciones francesas, ¿cree que Europa ya puede respirar?

A nivel geopolítico, creo que después de las elecciones francesas se vence un escollo muy importante. Lo que más tenemos de forma inmediata es la negociación del brexit, que sin duda va a ir generando cierto ruido geopolítico. Parece que la posición de la unión europea frente a reino unido parte con ciertas ventajas respecto a las ultimas elecciones británicas, pero no obstante tendremos que estar atentos al desarrollo de las mismas.  

Tenemos también la posibilidad de adelanto de las elecciones en Italia que tras la última intervención de la banca italiana por el gobierno transalpino puede de alguna manera enrarecer esas posibles elecciones. Tenemos también en nuestro caso al gobierno español que ha conseguido sacar adelante los presupuestos, pero aún hay esas tensiones que se pueden generar entre España y Cataluña. Aunque decir que no cabe duda que la victoria de Macron en Francia ha significado salvar los resultados que se produjeron en el pasado ejercicio. Ahora hay que estar atentos a lo que vaya sucediendo en la macro y los pasos que vaya dando el BCE.

¿Este será por fin el año de la renta variable europea?

Ya está siendo el año de la renta variable europea. Llevamos dos o tres años en la cual Europa era siempre la eterna promesa y no dejaba de ser el patito feo, pero actualmente está brillando por varios motivos como el tema geopolítico, los datos económicos que son fantásticos en su conjunto, aunque es cierto que todavía nos queda mucho por hacer a nivel macroeconómico, pero los resultados no son nada malos.

Los resultados de las propias compañías son también muy importantes ya que venimos de una situación mucho más débil frente a otras zonas del mundo como por ejemplo  frente Estados Unidos, o muchas otras economías emergentes, por lo que creo que los flujos que están entrando se pueden seguir manteniendo.

Por encima de la política, están las compañías, ya que en Europa hay talento empresarial, como inversor, gestor y a nivel de los ciudadanos también hay talento. En este sentido es con lo que yo me quedo como analista y como asesor a la hora de buscar ideas de inversión.

No estamos en modo ganga en el nivel europeo. Existe un ruido mucho más que en la política, que son todas las actuaciones de los bancos centrales, pero a mi modo de ver hoy por hoy ni siquiera Estados Unidos y por supuesto Europa, puede caminar por sí solo hacía los mercados de capitales sin la muleta de los bancos, es decir, de ellos mismos. No veo hoy por hoy que el BCE vaya a subir los tipos de intereses en este ejercicio ni tampoco que vaya a reducir el balance.

Si un banco central que meta ruido en los mercados de capitales con una situación tanto microeconómica como macroeconómica mejor, con unos flujos que entran, puesto que nuestro mercado desde otro punto de vista relativo frente a otras zonas europeas está más barato, yo creo que a día de hoy, Europa sigue siendo una zona que quizás sea un oasis, dentro de los mercados de capitales, sobre todo, bursátiles. La duda que tenemos es si la segunda parte de este trimestre seguirá siendo bueno como la primera parte.

Durante estas semanas hemos visto que la volatilidad ha hecho mínimos de 20 años, ¿cree que puede haber algún fondo que se pueda beneficiar en caso de subida?

La volatilidad que para muchos es el índice del miedo, hoy está marcando que todo está muy bien, hay un aspecto de cierta complacencia y esa complacencia está comprada por la actitud de los bancos centrales. Estos siguen siendo los más importantes, puesto con su actitud de política monetaria muy acomodaticia, y a pesar de los pasos que han ido dando la reserva federal de subida de tipos, actualmente y viendo por ejemplo las expectativas de inflación como consecuencia de la bajada del precio de las materias primas, como la energía, todo aparenta que no van a llevar mucha prisa y si tenemos como aliados a los bancos centrales, no va parece que la volatilidad pudiera tener una tendencia más normalizada.

¿Puede tener la volatilidad capítulos de repunte? Pues podría tenerlos, es decir que podemos vivir en algunas veces momentos de complacencia y en otros momentos de histeria. Basta con que haya cualquier capítulo de tensión, desde el punto de vista de las divisas, cierre de posiciones, cualquier dato a nivel macroeconómico podría echar al traste algunos de esos momentos de complacencia.

Todo esto se puede aprovechar comprando volatilidad a través de determinados fondos de inversión. Cuando hay aumentos de volatilidad normalmente lleva asociado caídas a los mercados de renta variable. Por lo que hay productos que lo que hace es posicionarte en los mercados de acciones. Hay algunos fondos de inversión que lo que hacen es ayudar a las caídas de los mercados de acciones.

Lo bueno que tiene los fondos de inversión es como el arcoíris, es decir todos se refunden en uno, en el blanco, cuando existe el arcoíris. La calve es estar bien asesorado para identificar si hay repunte de volatilidad en qué color hay que estar. A día de hoy parece ser que todos los colores son muy primaverales y veraniegos, pero en cualquier instante se podría tornar a unos colores un poco más oscuros. Por esa razón habría que identificar qué productos se podrían beneficiar de un repunte de volatilidad.

Creo que con la actitud de los bancos centrales europeos, mientras siga ayudando la economía, no vayamos a un escenario de recesión y el BCE siga siendo esa red de protección podremos ver capítulos de aumento de volatilidad, pero no creo que eso sea una nueva normal que podamos aprovechar a medio largo plazo.

¿Qué recomendaciones nos da conforme a este entorno?

Creo que en estos instantes hay más valor en la bolsa que en los mercados de deuda, y si los mercados de renta variable no están en modo ganga, sino que puede haber oportunidades, pero en general y desde el punto de vista absoluto son mercados que no están baratos. La realidad es que la renta fija se mueve en un entorno de cara o muy cara, para que se hagan una idea hace 6 meses hablábamos de reflación, la posibilidad de que hubiera ahí una deflación a nivel mundial, y se hablaba de que los bonos a diez años americano podría situarse en el 3%, hoy está muy cerca del 2%, el diez años norteamericano. En el caso de la deuda europea casi todos los bonos gubernamentales están por debajo del 2%, gracias a la ayuda del BCE, ya que sin eso los tipos estarían mucho más altos.

Si nos vamos a los segmentos de deuda corporativa tampoco vamos a encontrar grandes gangas, con lo cual los mercados de deuda, se mueven entre cara y muy cara, por lo que creo que hay que actuar en esos mercados con una visión muy global y con una gestión activa y muy flexible, es decir con fondos de inversión que no asuman elevados riesgos a vencimientos altos, y con fondos de gestión activa. Por dar nombres, podría decir que Renta 4 Valor Relativo o el producto de la gestora Fidelity  Global flexible bond, con el cual optaría para cubrir el riesgo de divisa.  

De cara a los próximos meses, creo que buenos fondos de retorno absoluto que hayan mostrado consistencia creo que puede ser bueno. Si hay un cierto repunte de la volatilidad o hay mercados un poco cansados, con esta lateralidad de los mercados de acciones podemos buscar algún producto de retorno absoluto que pudiera hacerlo bien, tanto en la parte de deuda como en la inversión. Por ejemplo, un fondo que pudiera hacerlo bien sería el Penta Inversión que puede ser un fondo interesante. También apostar por mucho mixto de bolsa flexible, ya que es una forma de estar en renta variable, y si tenemos varios mixtos de acciones con acción activa y dónde haya talento en la gestión es una verdadera forma de amortiguar los momentos que haya caída.

En la parte de renta variable, les daría varias recomendaciones, la primera de ella paciencia ya que es muy pronto para salir de los mercado de bolsa en estos momentos, y quizás un poco tarde para incrementar las posiciones de renta variable, por eso diría que se tenga paciencia. Aproveche las correcciones que pueda haber en renta variable para tener localizado a algunos fondos de inversión, sobre todo en bolsa europea, ya que a nosotros nos sigue gustando mucho lo que es la bolsa española, francesa y la alemana.

También fondos temáticos, ay que hay grandes temas a nivel mundial, y no solo la tecnología, el envejecimiento de la población, fondos ecologistas, ciberseguridad, y determinados mercados emergentes dónde puede haber valor. En definitiva, sin prisas, con paciencia, sobre todo en estos momentos estar en una posición neutral, buscando esa combinando de fondos puros y mixtos flexibles y dándole más peso a Europa, que nos gusta frente a otras zonas del mundo.