“No estamos en una crisis de deuda cíclica, si no en un súper ciclo de deuda de las economías desarrolladas, algo que está basado en la evidencia histórica, pues todas las crisis de deuda anteriores, 800 años de crisis, han comenzado por una acumulación de deuda excesiva y, con un pequeño desencadenante, en este caso, la crisis subprime de 2007, esa deuda tiene problemas para refinanciar esa deuda”, explica Germán Quintero, director comercial de Allianz GI en España y Andorra.

Esta deuda había financiado el crecimiento económico pero ahora nos encontramos con una crisis financiera que pone trabas a la financiación de esa deuda, por lo que no queda más remedio que reducirla y, por ello, el crecimiento económico se ve dañado”.

¿Cuánto tiempo vamos a tardar en salir de esta situación? “este súper cíclico durara mucho tiempo. En anteriores ocasiones, estas crisis llegaron incluso a durar décadas. Por lo que nos espera un largo periodo de bajo crecimiento económico”.

Además, en España “tenemos un problema de deuda combinado con una burbuja inmobiliaria y una crisis del sistema financiero”. La banca necesita inyecciones de liquidez y, al respecto Quintero comenta que “está claro que debería venir alguna solución de fuera de España y hay un baile de siglas entre los fondos de rescate y organismos pero la solución más racional sería un apalancamiento del FROB. Este fondo tiene 9.000 millones de euros, se debería apalancar hasta los 99.000 y, el emitir el resto en forma de deuda” pero, ¿Quién suscribiría esta deuda? “Ahí, la solución debería venir por parte de las autoridades europeas, desde otros gobiernos hasta el BCE”.

Según el experto, “el mercado está reaccionando de forma racional a los problemas que está experimentando el país, pues tenemos una alta tasa de paro, un crecimiento negativo y una contracción de demanda agregada, por lo que se hace complicado que la renta variable sea atractiva en estas circunstancias”. No obstante, en Allianz GI reconocen tener posiciones en valores españoles “con exposición internacional, como Inditex o Viscofán pues, desde el punto de vista value, están surgiendo oportunidades, pero no es momento de entrar ahora”.

No obstante, desde Allianz GI aconsejan llevar a cabo una estrategia de inversión centrada en la renta variable, eso sí, “inclinada hacia emergentes, especialmente a Asia, pero no invirtiendo específicamente en empresas asiáticas, sino que tengan exposición al continente, como es el caso de Inditex o H&M”. Además, Quintero explica que “no estamos mirando mercados, si no compañías que tengan exposición a mercado en crecimiento”.

Dentro de Asia se decantan por China y en Allianz GI no preocupa el enfriamiento de su economía, “al contrario, nos encanta, porque es un signo de madurez. Lo preocupante son las burbujas financieras y el gobierno chino tiene herramientas para controlar el sistema financiero de su país y frenar el excesivo endeudamiento”. Por tanto, “el crecimiento con deuda creciente no es sostenible y, en cambio, el crecimiento orgánico y natural de China, a unas tasas más relajadas de las de los últimos años, va a ser sano”.

En el mercado de renta fija, “preferimos deuda empresarial, especialmente High Yield”. En cambio, respecto a la renta fija soberana, el experto comenta que “hay países que no pagan nada por su deuda y, si nos queremos refugiar, mejor hacerlo en cash que en esta deuda, y, por otro lado, hay países que están en problemas, que son el resto”, aconseja el experto.

“La inversión por dividendo nos gusta en un escenario como el actual, de problemas de refinanciación y con bajo crecimiento”, no obstante, “hay que saber en qué empresas se invierte en este sentido. No nos importa el dividendo que pague ahora, si no de si puede mantenerlo los próximos años”.