José María Arias, presidente de Banco Pastor, explica que la reciente ampliación de capital de la entidad se ha hecho para “hacer efectivo el pago del dividendo complementario mediante entrega de acciones en proporción a la que ya tienen los accionistas”.


Arias no cree que la incorporación a Bolsa de los nuevos bancos procedentes de fusiones de cajas vaya a afectar a los títulos del propio Banco Pastor y, de hecho, dice que “el mercado bursátil se enriquecerá con más actores financieros y, en ningún modo, nos perjudicará”.

El presidente de Banco Pastor no descarta comprar alguna caja de ahorros, si bien, indica que “nuestra intención es crecer de forma orgánica y, máxime en estos momentos en los que estamos ganando cota de mercado gracias a que, con la concentración de cajas han desaparecido actores”. “No descartamos tomar una parte del negocio o comprar redes del futuro proceso que vaya a salir aunque, estamos expectantes del valor al que van a entrar los inversores privados como consecuencia del FROB para poder determinar el valor de lo que realmente podemos adquirir y si crea o no valor para nuestros accionistas”.

Arias afirma que “la cotización actual de Banco Pastor no responde actualmente a nuestros fundamentales, pero creo que la tendencia en los próximos meses será claramente al alza a medida que se recupera también la confianza en el país”.

Pese a que el Banco de España pretende limitar la ‘guerra del pasivo’, en la cual Banco Pastor está presente con sus depósitos al 4%Arias comenta que “a Banco Pastor no le afectará. Seguiremos captando cota de mercado, de hecho, hasta nos podría favorecer”.

Ante los tests de stress que se publicarán a mediados de junio, el presidente de Banco Pastor afirma que “tenemos las mejores vibraciones”. Además, dice que “son demasiado exigentes y las posibilidades de que ocurra la situación de máximos stress planteada son inferiores al 3% pero, si ayudan a recuperar la confianza en el sistema financiero europeo, bienvenidas sean”.