IEB ha presentado sus perspectivas para el segundo semestre del año. El contexto internacional será favorable y no habrá cambio relevante en el ciclo económico. Hablamos de ello con Aurelio García del Barrio, profesor del IEB.

El crecimiento económico en Estados Unidos estará en el foco en el próximo semestre. El impulso fiscal irá a favor de la economía y le quiero preguntar sobre los pros y los contras que tiene la economía estadounidense para esta segunda parte del año.

El impulso económico va a ser el factor fundamental en Estados Unidos, básicamente sustentado en dos factores: la creación de empleo, hablamos de una economía que está técnicamente en pleno empleo con niveles de desempleo por debajo del 5%, y por otro lado, el consumo privado. Los indicadores son positivos y eso será lo fundamental. Por otro lado, los estímulos fiscales ya anunciados por el Senado en base a la propuesta de Trump  también van a favorecer la inversión y ésta consolidará ese factor de crecimiento.

Estamos mirando también a la guerra comercial entre Estados Unidos y China. NO hay nada materializado. En caso de que se lleve a cabo, ¿puede afectar al crecimiento de la economía estadounidense?

No creo que se llegue a materializar. El mundo pensó que las medidas proteccionistas contra el aluminio y acero iban a afectar a todo el mundo, Europa se puso muy nerviosa, yo defendí que el factor fundamental era China porque, en el tema del acero, venden acero de baja calidad. Son excedentes de producción que tienen y a quien hace daño es a Estados Unidos. No creo que se materialice la guerra como tal, lo veo más como una medida de negociación, dura y peligrosa, para defender su déficit comercial en el caso de China. Además, hay que mencionar que China es el tenedor de la mayoría de deuda americana con lo que es una situación algo complicada en este aspecto, pero creo que el impacto que podría tener si fuera más adelante es una presión al alza de la inflación y eso podría presiona a la FED y que la subida progresiva de tipos se acelerase en el tiempo con el consiguiente impacto en el crecimiento económico mundial.

Afectaría a la inflación, a la subida de tipos de la FED…. ¿Y de algún modo a Europa?

Europa tiene problemas distintos. No creo que le afecte el problema del proteccionismo americano. Es cierto que hay compañías que están impactadas por el acero pero Europa tiene otros problemas y básicamente es la capacidad ociosa. Todavía vemos niveles importantes con tasa de desempleo del 8%, los salarios se enfrentan a una  situación de baja productividad y estos dos factores presionan a la baja a los precios y hace que presionen por el lado d los costes. Los niveles de inflación en Europa están en torno al 1%, lejos del objetivo del BCE y lo más probable es que nos enfrentemos a un final del QE para finales de este año para posteriormente subir tipos de forma progresiva a mediados de 2019.

Estamos muy pendientes de la divisa europea frente al dólar  ¿qué tendencia podemos ver en ambas divisas viendo las políticas que mantienen los bancos centrales de cada país?

Creo que hay todavía demanda de euros y veremos cómo se aprecia contra el dólar ante de final de año. Lo estamos viendo en torno al 1,23 y se puede apreciar un poco más. Es curioso porque incluso con este nivel alto del euro, las exportaciones en Europa están todavía en niveles importantes y eso es debido a un crecimiento del comercio global. También el euro fuerte es un factor que presiona a al baja a los precios. Es una situación muy curiosa.

Y Reino Unido se enfrenta a los dos próximos años a la incertidumbre en torno al Brexit. ¿Cuáles son los retos principales que afronta la región?

Ahora mismo el acuerdo de mantener el marco jurídico hasta 2020 ha sido un balón de oxígeno importante para la economía británica y especialmente para la libra. Una subida importante de tipos supondría un varapalo importante para la economía británica, especialmente para la demanda interna, la situación inflacionaria que estamos viendo en Reino Unido viene determinada por la debilidad de la libra que obviamente encarece las importantes y los precios de la producción.

El crecimiento de España durante 2017 sorprendió, ¿hay lugar para la sorpresa para este año?

Mantengo crecimiento del 2,8% en la economía, es una décima por encima de las previsiones del gobierno de los cuáles 2,4% vienen de demanda interna y el 0,4% restante por sector exterior. Vamos a tener incremento de productividad y llegaremos a niveles de desempleo del 15.3-15,4%.

Y en Japón, el Yen sigue volátil y el BOJ insuflando liquidez…

La velocidad de crucero de Japón se mantiene por la ausencia de desempleo y es curioso por la inusual situación que tiene el consumo privado que compensa parcialmente su dependencia de exportaciones. El Yen está volátil, lo veremos presionado a la baja porque la política ultralaxa del BOJ que impulsa el consumo y la inflación presionará a la baja a la divisa.