Hemos visto a Vladimir Putin montando a caballo con el torso desnudo o persiguiendo esquivos lucios en el sudeste de Siberia, pero ahora se enfrenta a un contrincante imbatible. El atleta extremo suizo y "embajador del agua" Ernst Bromeis planea nadar a lo largo de todo el lago Baikal - unos 800 kilómetros - para destacar la importancia del agua potable.

Durante siglos, la mayor reserva de agua dulce no congelada de la Tierra no fue tocada por la civilización, excepto por el ferrocarril transiberiano que bordeaba su orilla sur. Su especie endémica, el omul, pez típico del lago Baikal, prosperó a pesar de su renombre como un manjar local similar al salmón. Pero justo cuando el omul apareció de repente en la lista de especies de peces en peligro de extinción, las cosas para su hábitat habían empeorado. Entre los desafíos se encuentran las algas y la contaminación de una fábrica de papel reabierta por decreto del Kremlin.

En comparación, nadar por el Rin es un juego de niños.

Bromeis, que nadará solo los 800 kilómetros en dirección norte con apoyo ocasional desde tierra, no es ajeno a este tipo de osadía acuática. Además de cruzar los lagos más grandes de Suiza, nadó a lo largo del Rin (más de 1.200 kilómetros) en una misión para poner en valor la importancia del agua potable. Sin embargo, aventurarse en un desierto siberiano casi vacío diferirá profundamente de flotar río abajo entre los Alpes suizos y los Países Bajos.

De una forma u otra, la inmersión de Bromeis en un lago de proporciones inimaginables donde la temperatura del agua, incluso en verano, rara vez supera los 12 grados centígrados, y la idea que hay detrás de ello, hará que los deportistas y los ecologistas sientan escalofríos. Hoy, el 22 de marzo, con motivo del Día del Agua, aprovechamos la oportunidad para examinar el significado más amplio de su compromiso. Después de todo, la ONU ha hecho de H2O uno de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y una de sus principales prioridades.  En 2015, el 29% de la población mundial carecía de suministro de agua potable seguro y el 61% carecía de servicios de saneamiento fiables. Para que estos porcentajes disminuyan claramente de aquí a 2030, como sugieren los ODS, se necesitarán grandes inversiones en el ámbito de los recursos hídricos, incluida la lucha contra la contaminación y la construcción de infraestructuras para el transporte y el tratamiento del agua.

Así como la aventura de Bromeis no sería posible sin el apoyo de sus patrocinadores corporativos, los retos destacados por las Naciones Unidas en sus objetivos en el ámbito del agua sólo pueden superarse con la ayuda de productos y servicios innovadores.

Entre las empresas de tecnología limpia que seguimos se encuentra el grupo de eliminación de residuos, servicios de agua y energía renovable China Everbright. Bajo el actual plan económico quinquenal del gobierno chino, más de 100.000 millones de dólares estadounidenses se destinarán a proyectos de tratamiento de aguas residuales hasta 2020. La empresa, cuyas últimas publicaciones incluyen un artículo titulado "Ecología y Medio Ambiente para una China Hermosa", marca así el punto de partida. Beijing Enterprises, activa en el tratamiento de aguas residuales, entre otras actividades, podría ser otro de los beneficiarios de esta iniciativa.

Un esfuerzo de limpieza patrocinado por el gobierno es una cosa, y la inversión privada es otra. A lo largo de Asia y África a menudo es impensable beber agua del grifo, lo que obliga a los hogares a depender del agua embotellada. Los fabricantes de filtros de agua como A.O. Smith que, además de esta línea de negocio, se dedica a producir calentadores de agua y calderas para el mercado estadounidense, podrían beneficiarse de la creciente demanda en las zonas urbanas con necesidad de este servicio alrededor del mundo. Sus productos, que pueden instalarse debajo del fregadero de la cocina, cuestan mucho menos que la media de 10 dólares semanales que un hogar suele gastar en agua en un mercado emergente.

Acceso al agua potable, a mucha agua potable

Aunque estas empresas pueden ser una buena opción para cualquier fondo de renta variable, parecen especialmente adecuadas para una cartera con una estrategia de inversión de impacto. Hemos visto una y otra vez que los inversores interesados en la sostenibilidad no sólo buscan un rendimiento financiero, sino también algunos beneficios no monetarios, en otras palabras, la expectativa de que los productos de las empresas mejoren el acceso de las personas al agua potable; algo que Ernst Bromeis, por su parte, probablemente desee que disminuya en los próximos meses.

Pascal Dudle, CEFA, Responsable de Inversión en Tendencias  Globales, Vontobel Asset Management y Matthias Fawer, PhD, Analista Senior de ESG & Impacto, Vontobel Asset Management