En EEUU las bolsas tradicionalmente han celebrado la victoria presidencial de los republicanos, mientras que el mercado de bonos, la de los demócratas. La presidencia y el Senado para los demócratas, pero el Congreso para los republicanos, deja un sabor agridulce, algo que ya descontaba el mercado.

Ahora, esta división del poder Legislativo genera una incertidumbre para solucionar el Fiscal Cliff. Pero, es tan obvio el problema que no buscar una solución sería absurdo. Se llegará a un acuerdo entre demócratas y republicanos porque, si no, EEUU entrará en recesión.

En su campaña electoral, Obama no ha dado cifras concretas. Lo primero que tiene que hacer es solucionar el Fiscal Clif y luego, el problema del paro. Debe bajar la tasa de paro. Además, en dos años vence el mandato de Bernanke en la Fed y parece que no quiere renovar. Obama, entonces, tendrá que convencerle o buscar un candidato afín.
Obama también quiere rebajar su dependencia del petróleo exterior. De aquí a 2030 EEUU probablemente se convierta en el mayor productor de petróleo del mundo y eliminará la dependencia del exterior, lo que le ahorrará costes y mejorará la capacidad de negociación.
También quiere implantar el Medical Care, pero Obama va a tener muchos problemas para implantarlo porque no ha ganado el congreso.
Quiere subir los impuestos a los más ricos, eliminar las ventajas fiscales de las empresas y elevar del 15% al 20% las transacciones en bolsa.
Con todo ello, el presidente de EEUU quiere reducir el déficit en 4 billones en los próximos 4 años, algo que veo muy complicado mientras no renuncie a tirar del gasto público.

De cara a final de año, los sectores que se van a beneficiar de la reelección de Obama son el sanitario, las energías renovables y las compañías cíclicas que han estado castigadas, como Apple, que podría volver a subir, no por fundamentales si no por pull back a la media, valores refugio y que den un buen dividendo.

En España, no pedimos el rescate porque la prima de riesgo está baja, pero vuelve a subir porque el mercado descuenta que no se va a pedir la ayuda. Además, Draghi ha dicho que no garantiza que la prima de riesgo se pueda reducir hasta los 200 pb si España pide el rescate. Aunque el Ministro de Economía diga que se están dando grandes pasos, lo cierto es que las medidas tardarán tiempo en surtir efecto. Además, no pueden serguir pidiendo a los parados y mileuristas más dinero porque, no por pedir más, van a recaudar más. Hay que buscar otras vías, como que Europa nos dé más tiempo.

Fuentes internacionales han echado un jarro de agua helada sobre las previsiones del gobierno. Bien es cierto que el Gobierno tiene más datos sobre su economía que Europa y probablemente sabe algo para decir que saldremos antes de la crisis o, quizás es que peca de optimista para convencer a Europa.
Necesitamos crecer en 2014 pero, si en 2013 nuestro PIB cae un 1,5% es muy complicado y se pueden tensar aún más los mercados.
Quizás haya que recortar más en gastos autonómicos para ahorrar bastante.
Además, la ‘marca España’ está pesando en las grandes compañías que, realmente, ya son internacionales.