“Nos queda todavía un buen recorrido para hablar de rescate en España. La deuda pública española ha empeorando la prima de riesgo en los plazos más largos, pero en los más cortos no llega, ni si quiera, a los niveles de noviembre”, dice Luis Bononato, asesor de Global Allocation.


No obstante, “la situación actual de los bonos españoles es una llamada de atención para que se tomen medidas”.

“Es imprevisible lo que pueda hacer Grecia, si salir del euro o no”, dice Bononato.
“El proceso de quita de Grecia ha sido más orquestado por Alemania y Francia, que por Grecia y el BCE, que no ha salido perdiendo de este proceso. Algo muy desafortunado, ya que, si se tuviera que llevar a cabo en otros países, la entrada del BCE en la deuda soberana podría ser considerada incluso un revulsivo para otros inversores”.

La presión sobre España crece, y, si bien, “la situación de España no es buena y las medidas que se han tomado no son las esperadas por el mercado, sin embargo, hay otras medidas, como el pago de los ayuntamiento a los proveedores, que ha pasado desapercibido”.

“En los últimos años la situación en Alemania ha distado mucho de ser la que hay en España o Italia, por ello es lógico que la bolsa alemana se haya comportado mejor”, dice el experto. Además, “sobre el Ibex 35 también pesa la importante ponderación de los bancos. A esto hay que unirle el problema de las constructoras y las eléctricas”.

La banca europea está muy penalizada, si embargo, Bononato cree que “en este momento el sector financiero tiene menos riesgo que en los últimos 3 ó 4 años. Además, los bancos europeos han utilizado los LTRO para realizar fuertes compras de deuda propia llevando al estrechamiento de los diferenciales, sin embargo, el nivel de descenso del riesgo de los títulos de renta fija de los bancos no se ha visto reflejado en la renta variable”. No obstante, “la liquidez que tienen ahora los bancos puede servir de colchón ante posibles crisis en alguna entidad”.

Bononato reconoce que en su fondo Global Allocation, “tenemos una pequeña parte de nuestro fondo en bancos europeos, Ibex 35 –porque los niveles de descuento del mercado español son injustificables y lo convierten en una oportunidad-, hipotecas a largo plazo –que cotizan a niveles muy interesantes de rentabilidad y pueden llegar a tener más seguridad que la deuda públicoa y privada-“.