Victoria Torre, responsable de análisis de Selfbank, y Ramón Pereira, director general de Franklin Templeton para Iberia, analizan los fondos multiestrategia.

Hemos hablado muchas veces de rentabilidad absoluta, de retorno absoluto pero, ¿es lo mismo rentabilidad absoluta y retorno absoluto?
VT: Se parecen en muchas cosas pero también tienen diferencias importantes. Se parecen en la libertad que tienen para elegir activos y estrategias para lograr unos objetivos concretos, y en que no suelen tener un índice de referencia muy marcado. En cambio, se diferencian en que los de retorno total tienen mucha más direccionalidad con el mercado, es decir, mucho más correlacionado con lo que haga, suele tener un objetivo de preservar capital y no perder demasiado dinero y para ello puede elegir distintos tipos de activos, mientras que los fondos de retorno absoluto no tienen esa direccionalidad, es decir, no están correlacionados o intentan no estar correlacionados con el mercado. Aquí hablamos más de estrategias, son más variados y difíciles de clasificar. Dentro de estas estrategias hay muchas, como por ejemplo, las estrategias de arbitraje que intentan buscar ineficiencias en el mercado en un tipo de activo concreto; también ha estrategias que invierten por fundamentales; estrategias long-short, que compran las estrategias que creen que van a subir y venden las que creen que van a caer.
 
¿Están funcionando bien estas estrategias?
VT: 2016 fue una de las decepciones porque había bastantes esperanzas en que fueran bien estas categorías pero, si lo miramos en conjunto, no fueron tan bien, hablamos de una rentabilidad del 0,38% en conjunto. No obstante, como hay tantas estrategias, habría que ver cuáles fueron las que mejor funcionaron. En general no funcionaron bien, pero sí hubo partes que fueron bien, como las estrategias de divisas, even-driven y en momento puntuales algunas estrategias macro en emergentes…
 
¿Es mejor apostar por una estrategia concreta, o invertir en un fondo que incluya varias?
VT: Si elegimos una estrategia y hemos acertado, obtendremos mejor rentabilidad, mientras que cuando están mezcladas, las que van bien se compensan con las que van mal pero, de alguna manera, diversificamos y reducimos el riesgo. Así pues, podemos invertir en una estrategia concreta o, luego tengo dos opciones: invertir en un fondo de fondos que compra fondos de distintas estrategias, o compro un fondo que en su interior tiene distintas estrategias.
 
Ramón, en Franklin tiene el Franklin K2 Alternative Strategies Fund…. ¿puede explicarnos en que consiste este fondo?
RP: Este es un fondo de estrategias, no un fondo de fondos, lo que nos permite democratizar el acceso a estrategias de inversión que antes estaban limitadas a grandes patrimonios. Es una forma que tenemos de acercar estas oportunidades al inversor medio con poca cantidad de dinero y que gestionan los mismos que gestionan los grandes patrimonios mundiales. Es importante saber que nosotros somos los que hacemos las transacciones y cedemos una parte de la cartera a los distintos gestores y ellos nos dicen cada día qué comprar y vender.
 
¿Qué posicionamiento tiene en ese momento el fondo? ¿En qué está positivo y en qué negativo, cuáles son las apuestas para este año?
RP: El fondo gestiona entre 8 y 12 estrategias distintas, no hay posición concreta en el año. Intenta aprovechar eventos del mercado, temas macroeconómico, arbitrajes en sectores y compañías… así, tenemos un universo de gestores con décadas de estrategia y de ellos cogemos los que mejor lo están haciendo. Esto influye en las distintas condiciones del mercado, pues hay gestores que funcionan mejor en determinadas situaciones de mercado. Por ello, decir cómo está posicionado el fondo en un momento dado es simplemente una foto, pues lo que buscamos es obtener la rentabilidad de la renta variable con en torno a uno-dos tercios del riesgo de la renta variable.
 
¿Qué rentabilidad del 2016 y qué se espera en 2017??
RP: No hay un objetivo cuantitativo, sólo buscamos estar en torno a dos tercios de la rentabilidad de la renta variable con la tercera parte del riesgo, lo que buscamos con ello es, sobre todo, protegernos en las caídas de mercado y, ahí, un fondo como éste puede incluso llegar a ganar dinero. Además, en las subidas de mercado, también se puede aprovechar. Está pensado para no perder dinero o, aprovechando las subidas de los mercados, perder lo menos posible cuando bajen.

El año pasado cerramos con una rentabilidad en torno al 3% y en términos de riesgo estamos en el tercio de la renta variable.

No hay que engancharse a la rentabilidad mes a mes, pues hay meses en los que hay acontecimientos muy abruptos que pueden afectar a la rentabilidad de la cartera, hacia arriba o hacia abajo, por lo que siempre ayuda tomar unos cuantos meses de perspectiva y mirar las cosas en términos de periodos móviles.

¿En qué índice se fija para intentar batir su rentabilidad con un riesgo más reducido?
Es un fondo de inversión de orientación global, con un sesgo hacia mercados desarrollados, simplemente porque hay más operaciones. En el folleto del fondo no está escrito que queremos batir al MSCI World, pero está subyaciendo.