"Creemos que los fondos garantizados van a seguir siendo productos muy demandados por los inversores españoles, que son muy prudentes y la garantía que ofrecen estos fondos son lo que van buscando. Los depósitos también serían productos interesantes para estos inversores”, dice Antonio Castilla, socio-directo de CGA Patrimonios.

 No obstante, “no los contemplamos como una buena inversión porque este tipo de fondos tienen un condicionamiento muy favorable para los gestores y las entidades que lo emiten por sus márgenes, pero no ofrecen una rentabilidad atractiva, porque suelen tener un componente de renta fija, cuya rentabilidad se come la garantía del propio fondo”. Por ello, “para clientes que busquen una inversión segura de medio plazo recomendamos que no inviertan en fondos garantizados y que, en cambio, sí orienten su inversión a renta fija corporativa, mediante inversión directa o por fondos de empresas de máxima capitalización y también de pequeña y mediana”. “Rentabilidades del 6%-8% son más que interesantes para los fondos de renta fija corporativa”.

Pese al trasvase de capital hacia activos de riesgo, como los bancos españoles, Castilla dice que “no nos posicionaríamos en banca nacional porque su situación dista de haber mejorado al 100%, a pesar de que con la reforma se están mostrando los datos que los bancos no habían puesto sobre el tapete. Pero tenemos que ver cómo va a afectar la recapitalización a sus cuentas”. “Si tuviera que apostar por bancos españoles, dejaría al margen la banca mediana y empezaría a apostar por los grandes, BBVA y Santander”.

En EE.UU. Castilla apuesta por “el sector tecnológico, el industrial y el de servicios de gran consumo”. En este sentido, recomienda el fondo “Morgan Stanley US Advantage y el Janus US Twenty”.

A pesar de las últimas subidas del precio del petróleo, “los niveles actuales serían los adecuados para mantener durante todo el 2012 porque el crecimiento global no es lo suficientemente fuerte para justificar un encarecimiento de esta materia prima”. En caso de apostar por la revalorización del petróleo, “mejor hacerlo a través de fondos que invierten en petrolera, como el Schroders Global Energy. Para invertir en la materia prima directamente, mejor optar por ETFs”.

Alemania es el núcleo fuerte de Europa y, para invertir en ella, podríamos optar por “fondos como DWS Deutschland, el Fidelity Germany o el Dexia Germany”.

Para afrontar el entorno de bajo crecimiento e, incluso, recesión, "podríamos apostar por fondos de renta fija corporativa. Ahora mismo tiene mucho valor y pueden obtenerse rentabilidades del 6-8% invirtiendo directamente en bonos o, a través de fondos, en el Invesco Euro Corporate Bond, que ha recuperado toda la caída del año pasado. También Pictet tiene buenos fondos de renta fija corporativa”. A nivel global, “el Goldman Sachs High Yield”.