SESIÓN ANTERIOR La vuelta de los temores sobre una posible crisis crediticia y la reacción de las autoridades monetarias europeas y norteamericanas inyectando liquidez en el mercado, inundaron de pesimismo a las bolsas europeas registraron fuertes caídas al igual que Wall Street, donde sufrieron los recortes mas importantes desde el mes de febrero. En el Ibex 35, las mayores revalorizaciones fueron para CIN (+4,5%) a la que un banco de inversión mejoró recomendación, SCG (+3,8%) después de publicarse en prensa un posible interés de Vivendi (-2,4%) en lanzar una oferta por la española, IDR (+2,8%) y NHH (+2,2%). Las caídas fueron en esta ocasión para IBLA (-5,5%), contagiada del mal comportamiento del sector, BME (-4,6%), MAP (-3,7%) y UNF (-2,6%). En el Euro Stoxx 50, el anuncio de BNP (-3,4%) de que había suspendido tres de sus hedgefunds por problemas de liquidez contagió al resto del sector bancario europeo que fue el peor parado de la sesión. Así, Societe Generale (-4,2%), Credit Agricole (-4,1%) y Deutsche Bank (-3,9%) entre otros, protagonizaron las ventas dentro del índice. Los únicos valores que lograron cerrar en positivo fueron Deutsche Telekom (+0,8%) con resultados semestrales algo por encima de las previsiones de consenso, L’Oreal (+0,7%) y SAP (+0,3%). La noticia más destacada de la sesión fue la intervención de BCE, aportando liquidez al sistema a corto plazo, debido a la alta volatilidad de tipos (por un volumen superior al del día siguiente al 11-S). Si se empiezan a restringir las líneas y el papel disponible como colateral, podemos estar al comienzo de una época en la que estas intervenciones sean más frecuentes. El cierre de 3 fondos de BNP, ante la imposibilidad de valorar los activos, y una reunión por sorpresa del Bundesbank (acerca de IKB) aumentaron la sensación de que la crisis se estaba extendiendo por Europa. Ello perjudicó notablemente a la divisa europea, que llegó a perder de 1% contra USD. Los diferenciales volvieron a subir, de manera más acusada coincidiendo con la apertura estadounidense. Otro aspecto destacable fue la apelación de GE al mercado, en la primera nueva emisión en las últimas semanas, a un diferencial muy superior al habitual (18 pbs más barato contra Deuda Pública que otra similar lanzada en febrero). Moody´s empeora la calificación de NIBC (Baa1, P-2; *-). PREVISIONES PARA EL DIA Para finalizar la semana afrontamos un día con algunas publicaciones macroeconómicas, pero de escasa relevancia para el mercado. Así, en Europa, conoceremos la producción industrial francesa y el IPC español, ambos de julio, así como el índice de indicadores adelantados de la Zona Euro, de junio. El dato más importante del día quizá sea el precios de importación de EE.UU. del mes de julio. Otro día más, seguimos sin comparecencias relevantes. Las intervenciones en los mercados monetarios por parte de las autoridades continuó en Japón y Australia, en lo que se puede convertir en una práctica más habitual de lo visto hasta ahora. Por su parte, las declaraciones de altas autoridades monetarias y políticas no parecen estar obteniendo el resultado tranquilizador que persiguen más que momentáneamente. El pésimo comportamiento de la renta variable y las continuas declaraciones por parte de las compañías (Countrywide) sobre lo delicado de la situación, favorecen una recuperación de las cotizaciones, abriendo con una caída de 4-6 pbs en las rentabilidades.