Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse, analiza técnicamente el gráfico de Iberdrola

En el medio plazo está desarrollando una estructura de máximos y mínimos decrecientes, que define un claro movimiento bajista en el valor y buscar posiciones alcistas sería equivocado. No obstante, en el corto plazo sí pueden darse ciertas oportunidades.
En las últimas semanas ha perforado su soporte relevante haciendo mínimos absolutos del movimiento. Ahora, este soporte, en los 3,60-3,55 euros, se convierte en resistencia de corto plazo. Un acercamiento a estos niveles podría ser tomado para llevar a cabo una estrategia bajista en el corto plazo, poniendo la protección en la directriz alcista principal. Mientras que, en el medio plazo, no veo oportunidades de inversión.