Una de las variables que tenemos en la planificación financiera es el horizonte temporal que es tratar de prever cuál es la fecha en la que yo tendré las necesidades económicas. 

En el típico ejemplo de un hijo que quiere ir a estudiar, la fecha. Lo cuantifico, entro de uno o dos años. Esto es básico porque cuando hablamos de activos tienen un plazo específico de vencimiento: letras a un año, bonos a 3-5-10 ….o renta variable. Esta última suele ser para el medio –largo plazo pero aquí la pregunta es ¿qué entiende usted por largo plazo? Hay que cuantificar y tener una aproximación exacta de dónde se producirán las necesidades que nuestro patrimonio debe afrontar.