A punto de comenzar la inyección del BCE - el famoso QE- es momento de hacer valoración de aquellas carteras que tienen la renta fija como activo. David Ardura, de Gesconsult visita  el plató de la Bolsa de Madrid para hablar de ello.  

En vista de que los 60.000 millones del QE llegarán este mes al mercado ¿tienen previsto incrementar la exposición a renta variable?
La idea es seguir haciéndolo. Hay dos factores: ya hemos visto en otras zonas económicas que lo han puesto es la búsqueda de rentabilidad y además, la coyuntura por el entorno macro que vemos en España, depreciación de los tipos de interés, caída del euro y de los costes energéticos debería redundar en una mejora de los beneficios empresariales y eso apoya la inversión en renta variable.

Un 40% de las emisiones públicas están en negativo. ¿Qué futuro puede tener la deuda del Estado?
El recorrido de la deuda pública en Europa es limitado por una cuestión de tema matemático: un bono alemán al 0.33% tiene un recorrido limitado. Sin embargo, el dinero que entrará en Europa vía BCE sí que puede llegar a la periferia donde los tipos de interés tienen recorrido. Por ejemplo, en bono irlandés está cotizando al 0.88%.

¿Dónde alcanzarán el mínimo?
Es muy difícil preverlo. Por ejemplo, Japón ha experimentado un proceso parecido y a pesar de tener tasas de inflación positivas, el bono a 10 años está todavía en el 0.30. Es la situación anormal que se deriva de una política como el QE. Estaremos en entornos de tipos bajos durante un tiempo pero tenemos que estar atentos porque las subidas podrían ser rápidas ante la aparición de factores como la inflación, subidas de tipos en EEUU…etc.
No tiene mucho sentido comprar bono a diez años al 0.30% cuando la inflación está en el 2%.

¿Descontáis subida de tipos?
Nosotros pensamos que será después del verano. Los datos macro apuntan a una mejora pero tenemos dos factores que igual retrasan estas expectativas de subidas: el crudo y el dólar. Si lo viéramos antes del verano ese “efecto contagio” y la volatilidad en la renta fija, será mayor.

¿Qué alternativas recomendaría a los depósitos?
Los fondos de inversión, pero entendiendo que el inversor/ahorrador que está en depósitos tiene un perfil de riesgo que no le permite soportar la volatilidad que le dará la renta variable. Hay que buscarle un escalón más de riesgo pero siempre manteniendo ese perfil conservador. Ahí los fondos mixtos, que tengan una gestión dinámica, serían los productos más adecuados para el inversor en depósitos.

Los bonos corporativos de las empresas ¿son una alternativa?
Ahora mismo el 60% de la cartera está en corporativos porque es donde vemos algo más de rentabilidad en cuanto a potencial. Se verán beneficiados por el QE pero quizás todavía ofrecen ese diferencial de rentabilidad con respecto a la deuda pública. Siempre distinguiendo entre High Yield y grado de inversión.

¿En qué sectores?
Somos cuidadosos con los sectores. Las compañías dan más rentabilidades porque dan más riesgo, con lo que intentamos evitar esas compañías que ahora pueden estar muy bien pero si volvemos a un entorno de subidas de tipos o volatilidad, podrían producir impagos.
07.49
Nosotros ahora mismo en la parte de corporates tenemos una gran diversificación. Todo es Investment Grade excepto una parte High Yield que nos hemos decantado por corporates y soberanos portugueses porque pensamos que ahí veremos revisiones de rating en un momento cercano y además pensamos que las rentabilidades ofrecen algo más que en Europa. Investmen Grade tenemos Repsol, Telefónica, muchas emisiones en dólar. Telefónica es de las mayores posiciones emitidas en dólar.