Por operativa intradía se entiende la toma de posiciones en riesgo, con un plazo temporal máximo de la sesión en la que se iniciaron. Desde mi punto de vista, el principal objetivo de este tipo de operativa, en contra de lo que muchos pudieran pensar, es reducir los riesgos soportados por el Trader. 

A lo largo de mi carrera profesional, primero como director de análisis, y luego como especialista en operativa intradía, he podido constatar que los Traders que obtenían mejores resultados de forma consistente en periodos largos de tiempo, eran aquellos que utilizaban este tipo de operativa. En mi opinión hay dos principales motivos para que se produzca este resultado: Primero, el control del riesgo es más efectivo, al quedar exento el Trader intradiario del peligroso riesgo overnight, y en segundo lugar, su exposición real al riesgo de mercado se limita a el tiempo de exposición de las operaciones que abre y cierra en el día, frente a las 24 horas al día de exposición a Riesgo, del Trader que se sale del espacio intradiario.

Ahora bien, este tipo de operativa es muy específica, y requiere de unas herramientas y técnicas de control del riesgo adecuadas. En primer lugar, como los movimientos a los que se puede aspirar dentro del rango intradiario son relativamente pequeños, es necesario unos instrumentos amplificadores de los mismos, y unos reducidos costes de transacción, para que financieramente puedan reportar algo al trader.

Por ejemplo, si yo soy capaz de capturar un movimiento del 0,3% en el Contado del EuroStoxx 50 (aproximadamente 9 puntos para la cotización actual de 3.100 puntos ), apenas podría vencer los costes de transacción de esa operación, por lo que financieramente no resultaría rentable realizarla. Sin embargo, gracias a la utilización de los Futuros sobre este índice, con un efecto apalancamiento de entorno a las 10 veces, ese movimiento del +0,3% se transforma en un +3% sobre mi cartera ( 0,3% x 10 = 3% ), lo que me permite beneficiarme de estas pequeñas oscilaciones en el precio dentro del rango intradiario. Si a lo anterior le sumamos, que los Costes de Transacción de la operativa con Futuros, son entorno a 20/40 veces inferiores a los soportados en posiciones nominalesequivalentes de contado, tendremos que será mucho más fácil alcanzar el Break Even, o nivel a partir del cual el Trader comienza a ganar dinero con su operación. Para el caso del futuro del Eurostoxx, a partir del primer punto a favor, el Trader ya tiene su operación en positivo.

Una puntualización sobre este último aspecto. Uno de los principales errores de los traders que se pasan del contado al derivado, es no comprender correctamente las consecuencias del efecto apalancamiento, operando con los derivados de la misma forma que operaban con el contado, esto es, utilizando toda la capacidad de operativa de su saldo en cuenta, y saliéndose del espacio intradiario. Comprenderán uds. fácilmente que, un hueco de apertura en contra del 2% es soportable con contado (apalancamiento 1), mientras que puede convertirse en un verdadero drama con derivados... (-30% de agujero en la cartera al aplicar el factor apalancamiento 15, al movimiento del 2%). Por tanto mi consejo es que la utilización del derivado debería centrarse en el trading direccional en el intradía, y las operaciones de cobertura de contado. Si deseamos salir de ese espacio utilizando derivados, lo recomendable sería rebajar el apalancamiento de los mismos hasta acercarlos a 1.

Por tanto, queda ya patente la importancia que el control del riesgo desempeña en este tipo de operativa. Desde mi punto de vista una buena gestión del riesgo responde al 70% de una operativa intradiaria exitosa, dejando el 30% restante a la gestión de la probabilidad (qué estrategias utilizo para logra operaciones ganadoras). Es por ello que desarrollamos un Programa Gratuito de Coaching, en Gestión de Riesgos, muy recomendable de realizar, para aquellos que quieran acercarse a este tramo de mercado.