Entrevista con Peter Langerman, presidente y CEO de Franklin Templeton, durante la celebración en Madrid de la Morningstar Investment Conference.

¿Cómo afrontan las posibilidades de inversión para lo que queda de año? ¿Les preocupa la corrección actual de las bolsas?
“Somos inversores globales, por lo tanto, tenemos un gran exposición y estamos entusiasmados con las perspectivas sobre Europa, expresamos de manera muy temprana nuestro optimismo acerca de lo que pensábamos que estaba sucediendo en Europa…y, a pesar del viento en contra, de los riesgos y los problemas que todo el mundo conoce bien, nos mantenemos en el planteamiento de que hay muchas oportunidades en Europa a raíz de la caída del euro, hay muchas compañías que se están recuperando. Es el caso de las exportadoras que se benefician de un euro más bajo, de aquellas que se están beneficiando de un crecimiento más robusto y nos resultan compañías atractivas.

Conclusión, sí, podría haber algún trastorno en el corto plazo, pero creemos que hay muchas buenas oportunidades para nosotros”.

¿Le preocupa la corrección?
“No, buscamos ser inversores largoplacistas. Por supuesto, es relevante. Si observamos una oportunidad, la corrección se considera una ocasión de acumular posiciones. Y, de nuevo, en un momento de elecciones, de (la situación) en Grecia, de Ucrania, con viento en contra al que los mercados europeos están haciendo frente, si damos un paso atrás y miramos a estas compañías, una por una tienen el control sobre mismas y puede que se hayan visto afectadas por el entorno macroeconómico, pero están haciendo suficientes cosas como para tener el control y, en cierto sentido, recordando las mejoras y empeoramientos de la economía (de los últimos años) nos sentimos muy cómodos con las perspectivas de estas compañías”.

¿Cree que el QE ha creado una especie de ‘burbuja’ en RV? ¿O las compañías serán capaces de mantener el rally en base a una mejora de resultados?
“La burbuja en renta variable es probablemente muy fuerte en términos de lo que están viendo, de lo que tenemos, un mercado europeo que se ha movido a cifras de doble dígito mayoritariamente debido a la caída del euro. Si somos inversores ‘value’, inversores ‘bottom-up’, buscamos compañías que puedan controlar su propio destino, compañías como Kingfisher o Enel, una utility que está en proceso de reestructuración.

Este es el tipo de compañías en las que estamos centrados. En el corto plazo, negociar arriba y abajo, con este entorno macro, es mucho más importante lo que están haciendo estas compañías, cómo se reestructuran, cómo están cambiando su modelo de negocio (…) Todos estos aspectos son mucho más importantes para el futuro éxito de una compañía en términos de precio de mercado que lo que respecta a sus movimientos de corto plazo.

Estamos tomando ventaja de estas oportunidades que la volatilidad de los mercados ofrece para añadir posiciones que pensamos que están infravaloradas”.

¿Qué sectores están sobrevalorando?
“Somos inversores ‘bottom-up’, no tendemos a mirar sector por sector, sino que miramos específicamente compañía por compañía. Hemos encontrado un número de compañías en el sector financiero, bancos y aseguradoras, que resultan muy atractivas. Es un sector que nos gusta bastante.

Hay todavía algunas compañías en el sector energético que resultan interesantes. Pero, nuevamente, si he mencionado (anteriormente) el caso de Kingfisher no ha sido debido a que pertenezca al sector de Home Depot (retailers), sino porque está pasando por un proceso de reestructuración.

En el sector de las telecomunicaciones, compañías como KPN o Vodafone, son reflejo de las muchas oportunidades consolidadas que hay en el sector y están dando, además, largos pasos hacia adelante, beneficiándose del escenario actual. Nos gustan mucho”.

¿Tiene compañías españolas en cartera?
“Tenemos un pequeño número de compañías españolas. España está en el medio de un proceso razonable de recuperación. Una de las compañías que tenemos es Repsol. Supone una cierta controversia porque han llevado a cabo una gran operación con Talisman (Energy), una transacción que nos gusta, aunque buena parte del mercado se haya mostrado algo escéptico.

Tenemos IAG, holding entre Iberia y British Airways. Y, de nuevo, miramos compañías que estén en un proceso de reestructuración y juntar dos compañías para conseguir este éxito es una de las cosas que valoramos mucho”.