Manuel Domínguez Blanco, especialista en divisas de Interdin.com, analiza el futuro de la moneda estadounidense tras el anuncio del QE3 por parte de la FED. 
 

“Estamos viendo ciertas correcciones en la renta variable, así como la libra que también tiene un fuerte apetito por el riesgo.

El cruce euro/dólar tiene un futuro muy interesante. Hace prácticamente medio año la mayoría de los analistas estaban posicionados por debajo de 1,20 donde se esperaba el precio en 1,16/1,15.

Ampliando soportes de más largo plazo, vemos cómo ha hecho soportes en la zona de 1,22/1,20. Utilizando una media muy simple, la de las últimas 200 sesiones, vemos que el precio ha tenido un retroceso y esta media está haciendo de soporte. Este tipo de puntos son puntos interesantes de entrada. En este caso, tenemos una línea de tendencia alcista. Si se rompe el cruce a la baja veremos niveles de 1,28."

¿Qué perspectiva presenta el oro técnicamente?
“La debilidad latente del dólar hace más baratas las materias primas. Así, descontamos un precio del oro que, con un dólar tan débil, puede llegar a máximos.

La onza de oro tiene visos de seguir apreciándose. En principio, apunta a niveles de 1.920 dólares por onza que recuerda a septiembre de 2011. Fijarnos en el oro y en divisas que tengan una fuerte correlación es lo más adecuado.”

¿Qué sucede con el euro/yen?
“Cabe recordar que tiene una tremenda volatilidad y 15/20 centavos los pueden conseguir en cuestión de meses.
Muy relacionado con este cruce es la libra/dólar. Tiene una volatilidad bastante alta, aunque últimamente en promedio diario el euro tiene más. Yo veo la pauta alcista y nos daría niveles de 1,70/1,73, algo incompatible con mercados de renta variable tímidos.

En resumen, el par euro/dólar se coloca más cercano a niveles de 1,35; las divisas neozelandesas tienen una alta probabilidad de seguir apreciándose y estamos ante un final de año muy interesante.”