Salvo catástrofes no descontadas, la renta variable española tiene que estar en las carteras de los inversores que puedan asumir el riesgo y, de hecho, es uno de nuestros activos preferidos.

Al albor de la recuperación económica, puede que las empresas de mediana y pequeña capitalización lo hagan mejor que las grandes. Por ello, lo que nos gusta es que el gestor de fondos se adapte y recomendamos los fondos multicap, es decir, que si el gestor ver empresas de mayor tamaño, invierte en ellas y, si ve más oportunidades en pequeñas, pues seleccione las pequeñas. Una distribución multicap es la más adecuada para decidir qué acciones de bolsa española tener.

Fondos que responden a esta filosofía y nos gustan son el EDM Inversión; si tenemos más predilección por las pequeñas compañías, nos gusta el fondo
Bolsa España de Mutuamadrileña; el Gestconsult Crecimiento o el Bestinver Bolsa.

El año 2013 también fue un año espectacular para la bolsa japonesa gracias a los estímulos monetarios y creemos que va a seguir siendo así en 2014, por lo que es una buena apuesta para los perfiles más arriesgados, sobretodo para beneficiarnos del desempeño de las empresas exportadoras, pues algunas de ellas están en máximos históricos. No obstante, tenemos que tener en cuenta el “efecto divisa” por lo que recomendamos invertir en fondos de renta variable japonesa pura/direccionales, pero cubriendo la divisa. En este sentido, nos gusta el BK Índice Japón, que machea la evolución del Nikkei. También hay un fondo de gestión activa en renta variable japonesa que nos gusta, el Schroders Japanese Equity H. Podríamos dar un peso del 5-10% en una cartera bien diversificada.

En cambio, 2013 no fue un buen año para la renta fija en general, por lo que hay que ser mucho más selectivos al invertir en deuda. Por ello, aún vemos recorrido en la renta fija española y periférica en general, en productos que mezclen renta fija con High Yield y también productos puros de High Yield de duraciones cortas y que tienen menor exposición a la evolución de tipos y podrían dar rentabilidades del 4%. La parte más conservadora la dedicaríamos a fondepósitos de corto plazo.

Los fondos de renta variable parten con ventaja en este 2014. Dentro de la renta variable, la americana creemos que va a seguir subiendo, no al mismo ritmo que el último año, pero sí de forma interesante. En EEUU, al comenzar el drenaje de los estímulos monetarios debemos apoyarnos en los resultados empresariales para ver nuevas subidas en el S&P. También hay que estar en renta variable europea, pues hay fondos con mucho descuento. Como apuesta más arriesgada, el mercado japonés. Para los más avezados, recomendamos fondos sectoriales con especial hincapié en el consumo, como el Robeco Global Consumer Trends.