China ha tenido una respuesta muy sólida a la crisis financiera gracias a un nivel de endeudamiento muy bajo y a un elevado nivel de ahorro. "Esta situación es justamente la opuesta a la vivida a nivel mundial, en particular en los EE.UU. y en otras economías occidentales", asegura Ray Jovanovic, consejero delegado de CAAM Asia. Por lo tanto China pudo reaccionar a la crisis de una manera muy robusta y consistente. De hecho, el estimulo fiscal del gobierno chino ha desempeñado un papel clave en la recuperación del país desde principios de año. China ha centrado sus esfuerzos de inversión tanto en infraestructuras como en su creciente capacidad industrial. Estos dos objetivos fundamentales del plan de estímulo fiscal, (el plan se anunció en noviembre del año pasado y ha alcanzando un total de 600.000 millones de dólares), tuvieron un gran impacto en la economía china y se ha traducido en una respuesta muy sólida a la crisis y en un rally de los mercados bursátiles chinos a lo largo de este año.

Existen una serie de factores para el 2010 que son distintos de los que había en el 2009. En 2009 los mercados bursátiles chinos estaban reaccionando tanto a la crisis financiera mundial como al impacto de esta en las economías occidentales de las que la industria manufacturera china tanto depende para sus exportaciones. La capitalización de las compañías chinas ha aumentado significativamente debido a sus buenos resultados.
En 2010 tenemos otros factores que realmente van a determinar la solidez de la economía china y de las bolsas: probablemente la incógnita más importante será la preocupación por un aumento de la inflación tras el nuevo año chino, que comienza a mediados de febrero. En consecuencia habrá que ser algo prudente a partir del segundo trimestre de 2010 por si la inflación vuelve a convertirse en un problema. Este es uno de los motivos por el cual creo que los políticos en China tienen que permitir que el renminbi siga apreciándose frente al dólar.

El sector bancario en China es muy sólido, con una exposición muy limitada a los préstamos subprime. El sector bancario en China ha sido una pieza clave en la transmisión de solidez a la economía. El sistema financiero sigue teniendo un peso relevante en nuestra cartera a pesar de que los bancos chinos hayan experimentado un rally en 2009. El otro gran sector en el que nos estamos centrando es el consumo interno. China está estimulando la demanda y el crecimiento interno y eso implica que el gobierno está estudiando cambios en la política económica nacional. Por lo tanto nosotros estamos concentrando nuestras inversiones en compañías ligadas al consumo básico en China.

Si hablamos de una cartera asiática es normal tener un 35% de ella invertido en compañías chinas y creemos que este es un enfoque prudente en Asia. En una cartera global creemos que la inversión en China debería alcanzar el 5% de la cartera con la intención de aumentar este porcentaje a lo largo de los próximos años y décadas dado que la economía china se convertirá en una de las más grandes del mundo. En 2009 China sobrepasará a Japón como la segunda economía mundial más grande. El PIB de China en 2009 alcanzará 5 trillones de dólares. Teniendo en cuenta su crecimiento, China ha sido el máximo contribuyente al crecimiento de la economía mundial en los últimos 5 años aunque su economía no sea la más grande del mundo.

En los últimos 20 años se ha debatido mucho sobre tipos de cambios de las monedas de las grandes economías mundiales. Yo trabajo y vivo en China desde 1986 y el tema del yen ha pasado a ser más una cuestión de cómo se comporta la moneda en relación al dólar.

Japón necesita un proceso inflacionista, es la única economía en el mundo que carece de inflación y que realmente la necesita. Pero yo creo que deberíamos centrarnos en el renminbi y en su evolución frente al dólar: en los últimos 12 meses ha habido una continua depreciación que creo que continuará debido a la crisis económica mundial. Creo que en los próximos trimestres veremos como la moneda china reanuda su apreciación con respecto al dólar y esto será muy beneficioso para los inversores globales que invierten en China y que han sufrido por la vinculación entre el dólar y el renminbi.

 

CAAM Funds Greater China tiene como objetivo la generación de alfa a largo plazo, basada en nuestro sólido conocimiento de la economía china. Todas las semanas tenemos por lo menos a uno de nuestros gestores o analistas reuniéndose con compañías y revisando en profundidad las estrategias y las perspectivas de estas compañías para definir nuestra decisión de inversión. El análisis sólido y continuo a lo largo del tiempo es lo que hace de este fondo uno de los principales productos financieros chinos en el mundo.


La política de inversión de CAAM Asia consiste en centrarse en las compañías de más calidad en China y a continuación elegimos las que tengan mas potencial para diseñar una cartera con alta concentración en ellas y así poder ofrecer a nuestros inversores uno de los mejores productos que haya en China. Nuestra cartera tiene normalmente unas 40 compañías, las mejores empresas en China según nuestro análisis.

El sistema financiero en China es uno de los más sólidos y firmes del mundo, ha sido gestionado sabia y prudentemente durante 4 o 5 años y eso ha hecho que los bancos chinos estén en buena disposición de conceder más préstamos como resultado del plan de estímulo fiscal para China que se anunció en noviembre del año pasado. Los bancos chinos son el mejor canal para incrementar la inversión en la economía. El sistema bancario chino ha conseguido generar importantes márgenes netos, manteniendo una elevada rentabilidad sobre el capital. Los bancos han sido un componente muy importante de la economía china y por eso desde principios del 2009 hemos ido creando una posición muy significativa en el sector bancario en nuestra cartera. Aunque recientemente hemos recortado un poco esas inversiones porque los bancos chinos tenido ya unos muy buenos resultados y los precios de las acciones han aumentado en muchos casos más de un 100%.


El sistema financiero chino es muy diferente y ha sido más flexible al retroceso económico que los de EE.UU. y de Europa. Hemos visto que los bancos americanos concentraron su actividad en los préstamos subprime lo que dio lugar a los problemas tan conocidos del sistema financiero americanos y finalmente a la crisis mundial con la consecuente falta de crédito debido a que los bancos americanos ahora tienen que reconstruir sus activos. En China la situación es muy diferente porque sus bancos tienen unos activos muy sólidos y no están en una situación comprometida por la crisis mundial. Los préstamos de muy baja calidad crediticia son menos de un 1% en China y creemos que eso no cambiará mucho en los próximos 2 años. Los problemas podrían surgir en 2012 o 2013 cuando los préstamos concedidos ahora empiecen a madurar.

En cualquier inversión hay riesgos tanto en Europa como en Asia pero esta última zona tiene la tasa de crecimiento más alta, China en particular. Claro que hay riesgos asociados a la divisa y al enfrentamiento entre el euro y el resto de monedas asiáticas. Pensamos que una diversificación prudente de una cartera global debería incluir una inversión significativa en activos asiáticos teniendo en cuenta las perspectivas de crecimiento a largo plazo, el factor demográfico que tenemos en Asia y otros aspectos como el alto nivel de ahorro y el bajo nivel de endeudamiento. Los chinos son culturalmente contrarios a endeudarse, al contrario de lo que vemos en los EE.UU. y en Europa Occidental. En Asia hay un gran índice de ahorro y eso es lo que está determinando el crecimiento actual y favoreciendo las perspectivas a largo plazo en la zona y en particular en China.

CAAM Funds Greater China es uno de los fondos que constantemente está generando más rentabilidad en toda China gracias a la política de inversión de CAAM Asia y a su sólido análisis de la zona. Hasta finales de Septiembre se ha posicionado a 1, 3, 5 y 10 años en el primer cuartil. Nuestra política de inversión opta por un nivel de riesgo más alto que el del índice de referencia y se instrumenta invirtiendo en las compañías que creemos que ofrecen las mejores perspectivas de crecimiento para los próximos años. Debido a esta concentración nuestro fondo ha estado por debajo de su índice de referencia en determinados momentos durante la reciente crisis financiera, pero las buenas noticias son que CAAM Funds Greater China supera constantemente con un spread muy elevado a su índice cuando los mercados suben. Por lo tanto CAAM Funds Greater China está demostrando de forma consistente su habilidad para general alfa a largo plazo.